¿2016?

¡Participen todos! 

Por, Luis Alberto Nina

Cada año desde el 2006 el admirado activista y tremendo ciudadano, Manuel Robles, realiza como tradición, seleccionar un tema, que usaría para el año entrante, con la intención de que éste sea la plataforma que mejore tanto a su persona al igual que parte de su entorno. Y este tema, digo yo, debe ser preciso, original y revolucionario. Yo de igual modo he adaptado esta tendencia desde hace ya varios años.

2014 Mis temas para el año 2014 fueron dos:

  1. El año del respeto a todas las culturas. (Estimo que ha sido logrado en un 90%).
  1. El año de la libertad de la moral (ser más liberal con el sentir). (Estimo que ha sido logrado en un 85%).

Ambos temas convivieron conmigo durante todo ese año. Y puedo jurar que lo que avancé en respecto a ellos ha sido un goce fenomenal. Desde inicios del año procuré darle espacio al ser y a su cultura. No importase qué tan “absurda” la acción pudiera haber sido para mí, intenté respetar cada gota de lo predicado y de lo practicado. Entendí que la relatividad cultural era esencial para la subsistencia de la sociedad. Y en ésas me conduje. De igual modo, hice hincapié en la “libertad de la moral”. Con este tema intenté ser más abierto tanto en el amor como en el sexo y sus cascabeles. Traté de decir lo que pensaba, de hacer lo que pensaba, de lograr que otros –que se inclinaran a esta tendencia– fueran también más libres.

 2015Mis temas para este año que casi pasa, 2015, han sido dos:

  1. El año de la tolerancia de las ideas. (Estimo que ha sido logrado sólo un 40%).
  1. El año de mi propia transformación (enfocada en algo íntimo). (Estimo que ha sido logrado en un 75%).

Ha sido una batalla espeluznante resistirme a no dar mi punto de vista en todo lo que creo, mayormente cuando se me refuta algo. Soy un ente que define sus ideas cuando se me lleva la contrario. Siempre he creído que las cosas que hay tienen un principio; no digo mentiras, no ataco o abuso de nadie, a menos que se tente contra mí, intento ser objetivo, coherente y decir lo que sé, no otra cosa. Y creo que lo he venido alcanzando: ahora callo, ignoro, confirmo. Sé que este ideal me quita parte de lo que soy. Sin embargo, sólo lo intento para convivir más. De modo que, como no me fue como quise, aunque he ido avanzando, este año entrante seguiré en las mismas… Sobre lo otro, “mi propia transformación”: puedo asegurar que he logrado bastante. Hoy soy menos radical con lo que creo banal, soy menos rencoroso y le doy menos importancia a quien no me la da a mí o a quienes considero que debe. Al igual que me atiendo más a mí.

 2016Mis temas para el próximo año 2016 serán dos:

  1. El año de la paciencia.
  2. El año de ponerme a estudiarlo todo.

Si deseas ser parte de este mundo, nos gustaría saber ¿cuáles fueron y/o serian los tuyos?

Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios