¿Conoces a Eddy Olivares?

 ¿Conoces a Eddy Olivares? Por, Luis Alberto Nina La Junta de la mafia ¡Debes conocer a esta eminencia, quién sabe qué posición ocupe en un futuro cercano! Eddy Olivares es abogado, exfiscal del Gran Santo Domingo y actual juez titular de la Junta Central Electoral. Un hombre firme, vertical y todo lo filtra a través de la Constitución y las

Mis respetos Cortázar

Mis respetos Cortázar Te prefiero viva, a Alejandra Pizarnik. Carta de Julio Cortázar a Alejandra: Mi querida, tu carta de julio me llega en septiembre, espero que entre tanto estás ya de regreso en tu casa. Hemos compartido hospitales, aunque por motivos diferentes; la mía es harto banal, un accidente de auto que estuvo a punto de. Pero vos, vos,

Nuestro beso se encuentra

Nuestro beso se encuentra Por, Luis Alberto Nina “Imagínase” la edad, topándose contigo nuevamente, sin poder tocarte; estrechando los brazos, sin poder rozarte. Imaginémonos ambos, en aquel encuentro suspicaz y misterioso, rondando vías paralelas que se acercan cada vez más; desde lejanías opuestas, atrevidas y oportunas... Y nos devolvemos a nosotros… es el primer regreso. Luego habrá otro qué contar…

¿Orgasmo femenino?

¿Orgasmo femenino?   ¿Por qué ocurre en las mujeres? El porqué del orgasmo femenino es uno de los misterios más grandes que se les plantea a los científicos de la biología humana en la actualidad. Todos sabemos que en el mundo animal el orgasmo masculino es imprescindible para que se produzca la reproducción; sin embargo, muchas especies procrean sin necesidad de

Todavía recuerdo mi primer beso…

Todavía recuerdo mi primer beso… Por, Isauris Almánzar Crecí en una época muy bonita, donde los (as) jóvenes llamábamos por teléfono a nuestros (as) enamorados (as) y nos quedábamos callados (as), sin importar quien contestara. Conocíamos las letras de todas las canciones románticas y dedicábamos canciones a nuestros platónicos amores sin dar la cara. Fue con mi generación que el

¿De quiénes somos?

¿De quiénes somos? Por, Luis Alberto Nina Le pertenecemos a tantas cosas esotéricas en la vida que ni cuentas nos damos que estamos secuestrados. Por ejemplo: dependemos del aire, del agua, de la ayuda del otro, de otros; somos esclavos del sentir, del soñar, de los tiempos, de los puntos cardinales… Le pertenecemos a una cama, a unos pareceres cualesquiera,