¿2017?

Por, Luis Alberto Nina

—El que aprende y aprende y no practica lo que sabe, es como el que ara y ara y no siembra. —Dijo Platón—. Así  mismo ocurre con el que intenta vivir sin aprender y/o mejorarse; no existe como persona…

Cada año desde el 2006 el admirado activista y tremendo ciudadano, Manuel Robles, realiza como tradición, seleccionar un tema, que usaría para el año entrante, con la intención de que éste sea la plataforma que mejore tanto a su persona al igual que a parte de su entorno. Y este tema, digo yo, debe ser original, preciso y evolutivo. Yo de igual modo he adaptado esta tendencia desde hace casi ya media década.

Los temas para el año 2014 fueron (% completado):

  1. El año del respeto a todas las culturas. (Hoy respeto a todas las culturas en un 100%).
  2. El año de la libertad de la moral, ser más liberal con el sentir. (90%).

Los temas para el año 2015 fueron (% completado):

  1. El año de la tolerancia de las ideas. (75%).
  2. El año de mi propia transformación, enfocado en algo íntimo. (90%).

Los temas para el año 2016 fueron (% completado):

  1. El año de la paciencia. (60%).
  2. El año de ponerme a estudiarlo todo. (Comparado con años anteriores, vamos a darle un 75%).

 

Ahora hago un reencuentro de lo que sucedió en este año, 2016, que está a horas de concluir.

El año 2016 trajo a mi vida mucha intensidad y relajamiento. Naturalmente, como siempre nos ocurre, algunos deseos no fueron saciados, sin embargo, no descartamos que antes que culmine el año nos estalle la misericordia entre el oido y quién sabe si la boca… y si no, pues lo dejamos para el que viene…

No me cabe la menor duda que puse mucho de mi parte para educar más a mi persona, de un modo emocional y cognoscitivo. En este año trabajé para ser más paciente. Y sí que me ha costado trabajo, al punto de que, varias de mis amistades me dieron la mano; recordándome dicha promesa, mandándome a esperar y hasta en ocasiones, llevándome al extremo donde tuviera que trabajar la paciencia.

Sobre el estudio, puedo decir que leí 29 libros, principalmente novelas tradicionales de renombre: cuatro de Kafka y cuatro de Cortázar, dos de Hesse, dos de Saramago; a Allan Poe, Einstein, Tolstoi, Gabo y a Bosch… Y entre éstos, claro que leí a La Metamorfosis, El Túnel, Pedro Paramo, El lobo estepario, El hombre mediocre y Ensayo de la Ceguera. También avancé bastante en Inteligencia emocional (lectura que hice exegesis con mi gran amiga María Tice, ¡debemos terminarla ya, amiga del alma!).

Por otro lado, terminé de escribir dos libros, uno ya publicado, La espera, y ahora edito otro (uno de tesis, teorías, cuentos, poemas, ideas, anécdotas, etc). Paralelamente aprendí algunos 300 términos nuevos, aparte de los que se le pegan a uno mientras se mueve por la vida. Y finalmente, me dediqué a estudiar sobre temas de El conflicto en Medio Oriente y Oriente Próximo, La historia de Cuba y La revolución Cubana, El imperio Romano (desde la muerte de Julio Cesar), entre otros,  y, he empezado a separar la historia mundial en sus diferentes eras; desde la prehistoria (Paleolítico) hasta esta era contemporánea, ya pasada la Revolución Francesa, la Primera Revolución Industrial, La Segunda Guerra Mundial y ahora la Era de la Globalización. Me he enfocado bastante en la Edad Antigua y la filosofí de ese entonces,  y algunas guerras, hasta adentrarme al inmenso Imperio Romano y algunos de sus personajes, y llegar al Renacimiento y a todo lo otro ya mencionado.

Creo que el año fue muy educativo, he conversado mucho, debatido mucho, he aprendido una eternidad. Y todavía reconozco que no sé un ápice de lo que aspiro a saber (y esto no lo digo de modo irónico. Es en serio).

Mis temas para el próximo año 2017 serán tres:

  1. Estudiar más a fondo la historia universal de modo cronológico (Entre estos temas abarcaré las cinco revoluciones de la humanidad; desde la prehistoria, hace más de 70 mil años, la Cognitiva y el uso del lenguaje figurado; luego la Agrícola en el Neolítico, la científica hace más de 500 años, en la Edad Moderna Temprana, hasta llegar a las Revoluciones industriales, y a esta era de la tecnología y la globalización).
  2. El segundo año de la paciencia.
  3. Ignorar más las opiniones de otros (aunque suene amargo esto, yo le presto mucha atención a lo que todos dicen, y comento para bien o para mal, y creo que hago menos de lo que intento. De modo que, seguiré las enseñanzas de los Tamices de Sócrates).

Si deseas ser parte de este mundo, nos gustaría saber ¿cuáles fueron y/o serian los tuyos?

Fuente (2016)     /     (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: