El amor no se duda

El amor no se duda
El amor no se duda Por, Luis Alberto Nina «Era inevitable: el olor de las almendras amargas le recordaba siempre el destino de los amores contrariados.» Así se trasladan las primeras líneas del empiezo de El amor en los tiempos del cólera, la novela, según el mismo Premio Nobel de Literatura, colombiano, Gabriel García Márquez, que más inspiración le esmeró,

Sueños de un idiota más

Sueños de un idiota más
Sueños de un idiota más Por, Luis Alberto Nina Todos entendemos que dormir corresponde a una necesidad fisiológica en la que el cuerpo humano restablece sus funciones físicas y psíquicas. Siempre soñamos, siempre; aunque no recordemos lo que soñamos. La mente humana siempre experimenta sueños. Ahora, si fuésemos a definir esos sueños, de forma poética, teleológica o psicológica organizamos la

Cuerpos paralelos

Cuerpos paralelos
Cuerpos paralelos Del libro: La espera Por, Luis Alberto Nina  —¿Si Ella te ama y tú la amas, qué sigue? —Cuestionó Mariela Verónica Ríos. ¡No sigue nada! ¿Sabes lo que son dos cuerpos paralelos? ¿Has visto alguna vez a dos gaviotas enamoradas y encarceladas? Yo tampoco. Supongo que si están enamoradas, se aman. Pero tampoco es como si tuviesen una

Nuestro beso se encuentra

Nuestro beso se encuentra Por, Luis Alberto Nina “Imagínase” la edad, topándose contigo nuevamente, sin poder tocarte; estrechando los brazos, sin poder rozarte. Imaginémonos ambos, en aquel encuentro suspicaz y misterioso, rondando vías paralelas que se acercan cada vez más; desde lejanías opuestas, atrevidas y oportunas... Y nos devolvemos a nosotros… es el primer regreso. Luego habrá otro qué contar…

¿De quiénes somos?

¿De quiénes somos? Por, Luis Alberto Nina Le pertenecemos a tantas cosas esotéricas en la vida que ni cuentas nos damos que estamos secuestrados. Por ejemplo: dependemos del aire, del agua, de la ayuda del otro, de otros; somos esclavos del sentir, del soñar, de los tiempos, de los puntos cardinales… Le pertenecemos a una cama, a unos pareceres cualesquiera,

“Leyendario”

"Leyendario" Por, Luis Alberto Nina No sabía más nada que caerle bien a las mujeres que vestían cabellera de color negro; y de colores castaño, rubio y de otros más. ¿Y cómo lograba esta hazaña? Empezaba con pronunciarles mi nombre completito, e inmediatamente me adentraba a las leyendas. Comenzaba con una leyenda que vi una vez escrita por ahí; aunque