El afán de unos Toddlers

El afán de unos Toddlers

El afán de unos Toddlers Por, Luis Alberto Nina Ay, que lindos los niños… Lo son, esto es una realidad, pero solamente cuando están sonriendo y a la vez… mirando a uno… sentaditos y apretados en una silla… con las piernas cruzadas… con los brazos cruzados… y con un vasto sueño… Solo hace un leve rato en que conversaba con

¿Cómo se precisa el amor?

¿Cómo se precisa el amor?

¿Cómo se precisa el amor? San Valentín Por, Luis Alberto Nina Me acabo de enterar que las ganas que prorrumpe el amor se logran tantear con el uso de un estetoscopio. Por esta y otras razones perversas he adquirido nada más ni menos que una de estas pompas inmorales. Una ha sido para el examen de la presión arterial, que

Piel negra, máscaras blancas

Piel negra, máscaras blancas

Un solo deber. El de no renegar de mi libertad a través de mis elecciones.
No quiero ser la víctima de la astucia de un mundo negro.
Mi vida no debe consagrarse a hacer el balance de los valores negros.
No hay mundo blanco, no hay ética blanca, ni tampoco inteligencia blanca.
Hay en una y otra parte del mundo hombres que buscan.
No soy prisionero de la Historia. No debo buscar allí el sentido de mi destino.

El sentido de la vida

El sentido de la vida

El sentido de la vida Por, Luis Alberto Nina Lo siguiente que muestro es un pequeño trozo extraído del libro El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl, eminente psiquiatra quien, prisionero judio, superó los sufrimientos dentro de los campos de concentración nazis; y que, a su salida, nos cuenta una parte de su experiencia desde una perspectiva eminentemente

La epopeya de Gilgamesh

La epopeya de Gilgamesh

La epopeya de Gilgamesh Hace cinco mil años, un rey llamado Gilgamesh gobernó la ciudad mesopotámica de Uruk. Pronto se convirtió en héroe y dios, y sus gestas lo hicieron protagonista de la primera epopeya de la historia, centrada en su desesperada búsqueda de la inmortalidad. En ella aparece, por primera vez, el tema del diluvio universal.   Hace casi

Orwell dominicano

Orwell dominicano

Orwell dominicano No hay una vaina que aborrezca más que el abuso. Y de éste, su mayor herramienta es, la manipulación. Aquí dejo una reseña de «1984», el libro que Orwell escribió en el 1948… y pareciera que fuese hoy y para República Dominicana… «—Los proles no son seres humanos dijo— […] Si había esperanza, tenía que estar en los proles

¿Quién debe vivir la vida de uno?

¿Quién debe vivir la vida de uno?

¿Quién debe vivir la vida de uno? Por, Luis Alberto Nina   Deseo comprarme un carro nuevo, uno que acapare al menos tres filas de asientos. Y –porque se me preguntó– confirmé la noticia con varias personas que estaban en mi entorno en ese momento. Les dije que sí, que me compraré un carro, pero que sería después que concluya