Apoya tu corrupto favorito

Por, Luis Alberto Nina

Tu corrupto

Si seguimos tratando con paños de seda a los que actúan mal de igual modo o con más consideración que a los que lo hacen bien, entonces, ¿qué carajo le exigimos a la vida, si no ponemos de nuestra parte? ¡Así no! Quien delinque o encumbre a un corrupto, quien lo idolatra o sigue siendo su amigo, quien iguala al bueno con el malo, está contribuyendo a que persista el caos, a que se agudice toda esta podredumbre social en la que hoy nos vemos sumergidos cada vez más.

El cómo actúo:

  1. Tuve un amigo que incumplió la ley dos veces, hasta el punto de caer preso; no soy ya su amigo.

  2. Tuve un profesor que se mofaba de sus estudiantes cuando se equivocaban; le perdí el respeto y dejé de mirarlo a los ojos.

  3. Tengo un pariente que defendió a quien ha propulsado la corrupción y el descalabro de manera descabellada de una nación, Danilo Medina, República Dominicana; por mezquindad, individualismo, ignorancia, y dejé de mirarlo como autoridad y de buscarlo. Me avergüenzo de él.

  4. Tuve una pareja que mintió, fue hipócrita, escondió cosas, y dejé de estar cerca de ella y de valorar sus opiniones.

  5. Tuve admiración de un jugador de pelota, A-Rod, la perdí; de un músico, Johnny Ventura, la perdí; de un político, Gedeón Santos, la perdí; de los curas, los comunicadores, las élites de muchos países… a todos no los tengo en mi círculo de inspiración. Yo no defiendo lo mal hecho quedándome al lado de ellos, sonriéndole al enemigo…

Corrupto

Para mí un bueno sigue valiendo más que un malo. Y esto no se va a negociar. Yo no critico actos que luego abrazo.

Escribí esto porque en esta pasada semana he visto en las redes sociales a tres conocidos míos, adictos, supuestamente, con que las cosas se hagan bien en el país dominicano, celebrarle acérrimamente a algunos comentarios ejercidos por: uno, Miguel Vargas Maldonado; y el otro, Danilo Medina. Estos conocidos supuestamente iban en contra de lo mal hecho.

Aplausos a corruptos

Me pareció descabellado el accionar de estas dos personas, porque no es que no estuviesen de acuerdo con ciertas opiniones de Hitler y Stalin, sino que, de ahí a aludir que éstos eran lo que el pueblo quería, como que al pedófilo–violador–asesino–corrupto e inhumano, cuando hace algo «positivo» hay que aplaudirle como que siempre ha sido el que lo ha hecho éticamente. Esto no lo logro entender, no figuro cómo se avanza así. Teorizo que, de la otra forma hay más tela que cortar.

Fuente (fotos)

 

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: