Bashar al-Assad, ¡el culpable!

La Voluntad de Poder

Por, Luis Alberto Nina

Hay quienes se comen el cuento de que Bashar al-Assad, actual presidente de Siria, fue quien organizó los recientes ataques químicos que le quitaran la vida a 87 ciudadanos sirios, de los cuales más de la mitad eran niños. ¡Y cuánta ingenuidad vive en seguir las corrientes de los medios del Poder! ¿Bashar, quien está más caliente que el mismo tema de Odebrecht, al menos en el Medio Oriente, va a armar un lío de esta envergadura, con inspectores de la Organización de las Naciones Unidas, llamados por él mismo, a pocas millas del lugar del crimen? Digo, si lo que quiere o quería era que lo tumbaran o asesinaran, entonces no hay ninguna razón para dudar de Occidente.

¿Qué constituye una Potencia mundial?

Dos datos fácticos, y quizá un tercero, conceptual, que aparece por añadidura:

  1. Manejar mucho dinero.
  2. Tener un poderío militar.

El tercero se refiere más bien a una alta población humana; aunque asumimos que este punto es colindante de los otros dos.

Y si es que queremos incluir un cuarto dato, simplemente para dar a entender lo que sucede entre un mundo y la información, vamos a tocar algunas ideas de las que Heidegger tanto nos habló de Nietzsche, cuando se refería a la Voluntad de poder, que no es más que la hegemonía del hombre o del conjunto, focalizada en expandir los deseos a través de la fuerza. Y hablamos de ella porque es fundamental para que una Potencia mundial se constituya. Y en este caso, aparte de las invasiones, las conquistas y las amenazas, qué papel juegan sus medios de comunicación; la manipulación de las masas a través de la mentira, la tergiversación y la demagogia, como herramientas esenciales para crear tendencia y expandir… Y en este ideal, Estados Unidos prevalece sobre todos los otros países del mundo pero por mucho. Y resulta más Estados Unidos porque éste tiene vínculos de modo directo, de autonomía, relativamente con toda la cultura Occidental. El poder de los medios o «la verdad del poder», ésa que prevalece por la grandeza de su mercado, es también utilizada para hacer crecer el imperio.Si a mí se me preguntaran, ¿cuál sería una de las razones fundamentales del porqué probablemente aceptaría un bombardeo en algún país? Digamos que todas las respuestas irían en la dirección de lo que ocurrió. Sin embargo, Rusia y otros países en Medio Oriente dicen que no creen en lo que pregonan los medios de Occidentes sobre la verdad; secundan la negación de Bashar al-Assad. Y pensar que a estos medios amarillistas, a quienes supuestamente les aterra este tipo de crímenes, irónicamente no detienen la difusión de las imágenes de semejante barbarie.

Recordemos que Estados Unidos siempre juega limpio, que no se equivoca con acusaciones de semejante amplitude: bombas de destrucción masiva en Iráq, como anunciaban Powell, Rice, Rumsfield, Blair y Bush. Todavía esperamos verlas…

Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: