«Cambalache»

Por, Luis Alberto Nina

Enrique Santos Discépolo

Cualquiera es un ladrón, cualquiera es un Señor… Hoy resulta que es lo mismo ser derecho que traidor, Ignorante sabio o chorro, generoso o estafador. Todo es igual, nada es mejor; lo mismo un burro que un gran profesor. No hay aplaza’os ni escalafón. Los inmorales nos han iguala’o.

Lo que opino de ¡Cambalache!

Cito casi de modo religioso a Cambalache, me aparece en el sentido a cada tramo, a cada trozo, a cada despertar… Es frustrante saber que vale lo mismo todo, que el esfuerzo es igual que la dejadez, que el misterio no conduce a una pregunta, que el camino se oscurece del olvido. Cambalache es: todo da igual

Lo penoso de todo esto es que los que reconocemos, en la mayoría de los casos, los buenos de los malos, seguimos tratando a los malos de modo normal, mientras que a los buenos no les damos real importancia. De nada sirve saber, si con ese saber la vida no se o te transforma.

Puedo decir que, desde hace más de una década tiendo a no asociármele a los malos; tan pronto descubro la intención o el hecho, me alejo. Soy tajante con esta verdad, no tengo amigos ni familiares cuando se trata de con quien me relaciono. Entiendo muy bien la importancia de darle valor a quien lo merece y de rechazar todo lo contrario. Y de esto trato… Gandhi decía: «sé el cambio que quieres ver en el mundo». Si eres de los que abusan, delinquen, hacen maldad, dejan atrás, incumplen o hasta llegan tarde, nunca te voy a mirar ni a tratar de la misma manera que a quien trata de hacerlo de modo correcto. O sea, quien actúa mal, tiene poca cabida en mi circo ordenado. Y la razón se debe a que, si seguimos apoyando a los que, intencionalmente o desinteresadamente, no lo hacen bien, nada nunca se arreglará… Realmente desconozco si se logre lo contrario con mi forma, al menos sé que de la otra, no estaría incentivando lo mal hecho.

Video de Cambalache, en la voz de Serrat

Fuente (foto)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: