Carta a una Musa esperada

Sólo para Ella

Por, Luis Alberto Nina

mmmaDespués de todo, de tanto, nada nunca ha vuelto a ser igual. Y seguimos ido; tu allá donde lo real no te vea y yo quedado, soñando. Pero sabes que no estás sola. Nunca lo has estado, nunca lo estarás. La ausencia retumba entre la soledad y un “te quiero” a lo lejos, firme, leal y sincero. Y te siento y te vivo y espero… eso hago ahora, esperar por ti, quererte en silencio y esperar por episodios del amor a que se presenten entre nuestra Novela y ocurra lo que tú quieres, lo que yo quiero, lo que aguantamos y sólo yo intento.

Aquí estoy y estaré toda mi vida… Te espero… No haría falta decirte que eres el “garabato” más especial que he llegado a besar, mi “gárgola” prohibida y sensual; que eres el canto que necesita mi vida; que el susto contigo tiene sabor a exquisitez… Eres más que eso, porque “Eres mía” y “Llevarte conmigo” es lo que quiero. ¡Búscame! No dejes morir lo fantástico…Te dije una vez que te quería para todo; que eras mi todo aunque no fueras nada; te dije que soñaba más que mi vida, que lo hacía escondido de todos y a veces hasta despierto. esperooTe dije que por ti lucharía, que aguantaría, que esperaría, que te defendería y que amarnos era nuestra realidad. Y pienso igual que aquel jueves, siento igual que aquel jueves, te quiero más que aquel jueves. Nunca pensé que el querer era infinito; que en cada amanecer te desearía más, que cada vez que choca el silencio con nuestra almohada, te recuerdo más e imagino cosas prohibidas contigo y tu piel y tu silueta recorriendo por sien, y tu silencio opaco y confuso, me enloquece…mmmm

Te espero, Musa de mi vida. Entre tanta soledad aquí estoy yo, queriendo que comprendas que toda esta libertad de la escritura es porque siento de verdad. Te siento de verdad. A ti, a tu miedo. Y que todo esto late, recae, se mece, besa, intenta y espera… que todo esto sigue esperando…

Y por aquí ando, aguantando a que tú, cuando menos lo temas y cuando más lo desees, obedezca lo que quieres y dejes ir tus ganas: a tu Poeta. A aquel leal personaje que día a noche decora todas nuestras escenas, que no deja de nombrarte entre el pensamiento y la osadía; tu Él, nunca se rendirá a lo que tanto ama. Y por eso te espero, espero cerquita, estoy de lado y detrás de tu decisión, dispuesto a llevarte a conocerlo todo, a encantarlo todo, a enamorarlo todo, a besarte todo, a seguir contigo hasta dónde se gaste el delirio. Y hay más, Musa mía: todo lo tengo guardado para ti, para cuando aparezcas y dejes… Aquí están mis manos, esperando que mi flor se estalle entre ellas; por sus olores, espero… aguantan por ti, mis límites, para llevarte a pasear con tanto amor que evoca tu instancia de mí.

http://luisalbertonina.com/carta-a-una-musa-desolada/

Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: