Cristianos

Por, Luis Alberto Nina
Cristianos
El Papa le dice lo siguiente a Donald Trump:
 
“Una persona que sólo piensa en la construcción de muros, donde quiera que se encuentren, y no en la construcción de puentes, no es cristiano”.
 
Esto otro lo dijo un comunicador dominicano, que causa bastante azoro: “Yo estoy en desacuerdo con el Papa, lamentablemente. No es cierto que las fronteras físicas son anticristianas… Yo soy cristiano. Yo soy un extraordinario cristiano. Yo creo en Cristo. Yo soy un verdadero cristiano. Pero que se vayan para su país. No queremos a esos haitianos aquí. Que se vayan. Y Donald Trump tiene razón. Los mexicanos que se vayan para su país, los musulmanes también”.
 
Uno tiene que reírse de esto que se dice: “yo soy cristiano, pero no quiero a los musulmanes en mi país; yo soy cristiano, pero no quiero a los mexicanos en mi país; yo soy cristiano, pero no quiero a los haitianos en mi país; yo soy cristiano, pero necesitamos una muralla que nos mantenga distanciados. Porque somos soberanos, porque sí… pero yo soy cristiano…” 
Para ti, ¿qué haría Cristo en todos estos escenarios? Ésta es la pregunta a esa respuesta que sabes, pero que te niegas a dar, porque va en contra –no de tu supuesto cristianismo–, si fuese así no hubiera ningún problema; sino que va en la trayectoria de una historia que viste tus ideas, ¡mal contada, por cierto!
A ver, ¿qué haría Cristo en tu lugar?
Cristianos

En definitiva, ser cristiano debe ser, a mi entender: seguir la ideología de aquel emblema del amor, del “deber” social, de lo justo, entre otras… O sea, seguir e intentar emular lo más que se pueda a Cristo. De modo que, hacer algo que no haría Él, te hace no ser cristiano; o sea, todo lo contrario.

Conclusión epistemológica

El hecho de que hayamos adoptado vicios mundanos–particulares, y que de algún modo impresionante, por cierto, los hayamos hecho parte de una supuesta filosofía cristiana, no aduce en lo absoluto, que esta misma ideología ha cambiado un ápice. Es decir, lo que se formuló a la creación de esta religión, debe persistir hasta toda la vida, a menos que el mismo mesías sea el que modifique algunas de sus aristas… Lo cierto es que, la humanidad post-Cristo ha querido estar cómodo con todo lo que hace y sus principios teológicos; quiere seguir en lo que sigue, pero no quiere detener los vicios en que vive que van en contra de la verdadera cristiandad. Y para lograrlo esto, se ha inventado la idea de que, los millonarios sí van a entrar al Reino de los cielos; de que primero tenemos nosotros que estar bien y luego pensar en el prójimo, no importa lo necesitado que esté el otro; de que tenemos que defendernos de quienes nos ataquen, y nunca tendemos que perdonarlos, más bien atacarlos; y de que debemos irrespetar las libertades de otros seres humanos, porque no nos agrada lo que percibimos, entre otros… Y para resumirlo todo en unas cuantas oraciones: ser cristianos es NO tener ni abogar por fronteras, como dijo el Papa; es querer a todos, ayudar a todos, vernos todos IGUALES.

Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: