¿Cómo creo en Danilo Medina?

Por, Luis Alberto nina

daniloMe dice un conocido, muy acertado, por cierto: “Pero Luis Alberto, gobernar a un país como el nuestro no es nada fácil. Hay que darle una oportunidad a Danilo Medina, él está tratando de hacer lo mejor que puede”. A lo que le respondo: Yo voté por él, debería quizás pensar como usted, y más que se “entiende” a simple vista, algo, del cómo ha de ser de complejo el gobernar una nación, y más una como la nuestra; y el poder que tienen otros sobre quien goberna… Sin embargo, no creo que en el siglo XXI estemos dispuestos a seguir prolongando toda esta miseria; deseamos que exista la buena educación, que seres  humanos se mantengan vivos y que no se les desanime la esperanza. Esto no es mucho pedir, considero que es la decencia del ser…

Todo lo contrario a esto, yo nunca lo podré apoyar. Si él no está listo para la ocasión, ¿por qué no renuncia y ya? ¿O es que se cree el único que puede lograr un supuesto cambio y hacerlo a su tiempo y su manera?  No. Ser presidente es ser patriota de un país. Darlo todo por él, ¡jugársela aunque muera en el intento! No existe otra manera… Ahora, mira lo que haré por ti—, seguí respondiéndole: me volveré un danilista o peledeístas, cuando éste o su grupo, busque la manera de meter preso a al menos, dos miembros del comité político de su partido, cinco del comité central, dos ministros, 10 directores/viceministros/superintendentes/embajadores. De igual modo, a tres generales, un juez y cuatro familiares de su grupo más cercanos. Claro, porque de todos los nombrados, sí que hay corruptos. Esto no es ni filosófico, es una realidad… Y después hablamos… Si lo hace, le creo. Todo lo otro, podemos decir que es más de lo mismo, un cobarde, un apañador de la corrupción y su impunidad; un ególatra.

 Foto

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: