Unos cuantos deseos frenéticos

Mi Maga

Por, Luis Alberto Nina

%name photoSabes, aunque yo no te nombre, aunque yo no te escriba, aunque yo no te busque, aunque yo no te vuelva nunca a decir que te quiero, aunque yo no te diga que te extraño; que sin ti mis días van a quedar solos, que eres tú en la única persona que pienso nada más y a cada rato, que es por ti que aún vive la esperanza, que es en ti que vienen a parar todos estos deseos deseados, que tenerte para mí y mis imágenes es mi eterna ilusión, que intentar empieza por ti y termina contigo –agarrados de las manos– saltando del futuro al pasado y enamorándose la valentía lenta y suavemente del espacio y del encanto de nuestros versos y de la dulce herejía de lo que sea perpetuo en todo esto del amor…

%name photo

Sabes, aunque nada de esto y de tantas cosas –que no me he inventado– ocurran o pretendan irse a sentir; aunque todo esto no pase… siguen siendo tus sombras las que empezaron todo esto y lo seguirán siendo, o al menos sus recuerdos; aquellas esferitas de textura invisible, que se irán a soñar conmigo a través de la osadía…

Sabes, aunque no haga sentido nada de esto o de lo otro, tú eres parte de toda esta magia que quiere esconder tu color y tu ser; y además, eres de Tu Duende… Lo eres y lo serás siempre… ¿Qué más decirle al deseo de ti? Ya ni sé… Sabes, a veces resulta más placentero lo inocuo que lo frenético…

Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: