El sentido de la vida

Por, Luis Alberto Nina

Lo siguiente que muestro es un pequeño trozo extraído del libro El hombre en busca de sentido, de Viktor Frankl, eminente psiquiatra quien, prisionero judio, superó los sufrimientos dentro de los campos de concentración nazis; y que, a su salida, nos cuenta una parte de su experiencia desde una perspectiva eminentemente psiquiátrica. Un libro que muestra a la humanidad en total sufrimiento, dejadez u oportunismo, a lo que él inclina significación como «el sentido de la vida»; simplemente fenomenal. Y deseo hacerme eco de esto porque de verdad que llega… Hay que notar que para el franklismo, ése, «el sentido de la vida» no es en sí todo aquello abstracto que típicamente creemos, sino que le otorga un enfoque materialista, físico, de puros comportamientos y hechos.

La pregunta por el sentido de la vida

«Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida. Tenemos que aprender por nosotros mismos y después, enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino si la vida espera algo de nosotros. Tenemos que dejar de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como en seres a quienes la vida les inquiriera continua e incesantemente. Nuestra contestación tiene que estar hecha no de palabras ni tampoco de meditación, sino de una conducta y una actuación rectas. En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo.

«Dichas tareas y, consecuentemente, el significado de la vida, difieren de un hombre a otro, de un momento a otro, de modo que resulta completamente imposible definir el significado de la vida en términos generales. Nunca se podrá dar respuesta a las preguntas relativas al sentido de la vida con argumentos especiosos. Vida no significa algo vago, sino algo muy real y concreto, que configura el destino de cada hombre, distinto y único en cada caso. Ningún hombre ni ningún destino pueden compararse a otro hombre o a otro destino. Ninguna situación se repite y cada una exige una respuesta distinta; unas veces la situación en que un hombre se encuentra puede exigirle que emprenda algún tipo de acción; otras, puede resultar más ventajoso aprovecharla para meditar y sacar las consecuencias pertinentes. Y, a veces, lo que se exige al hombre puede ser simplemente aceptar su destino y cargar con su cruz. Cada situación se diferencia por su unicidad y en todo momento no hay más que una única respuesta correcta al problema que la situación plantea.

«Cuando un hombre descubre que su destino es sufrir, ha de aceptar dicho sufrimiento, pues ésa es su sola y única tarea. Ha de reconoces el hecho de que, incluso sufriendo, él es único y está solo en el universo. Nadie puede redimirle de su sufrimiento ni sufrir en su lugar. Su única oportunidad reside en la actitud que adopte al soportar su carga.

(Continúa, con una de sus versiones empíricas, dentro del holocausto)

«En cuanto a nosotros, como prisioneros, tales pensamientos no eran especulaciones muy alejadas de la realidad, eran los únicos pensamientos capaces de ayudarnos, de liberarnos de la desesperación, aun cuando no se vislumbrara ninguna oportunidad de salir con vida. Ya hacía tiempo que habíamos pasado por la etapa de pedir a la vida un sentido, tal como el de alcanzar alguna meta mediante la creación activa de algo valioso. Para nosotros el significado de la vida abarcaba círculos más amplios, como son los de la vida y la muerte y por este sentido es por el que luchábamos».

Citemos a Nietzsche ahora: Nietzsche: «Quien tiene un porque para, vivir, encontrará casi siempre el como».

Fuente   Cita, y libro   Fotos

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: