Espuela de caballero, Tus Mariposas

Por Luis Alberto Nina

espuelas

Recóndita unión de placeres, despertar de encuentros y de sensación, vaivén de extremos, ¡solitaria! Eres la que nadie ve y la que todo retiene… Luz amarga y sincera, eres perpetua, heroína exquisita, la diva de tu muro… aunque poco caminas; viva y pausada, arropa lo lejano, sin perdón…

También eres otra: libre y todo para ti, te encuentras en curvas extrañas, vives a la expectativa, naces a cada encuentro y no tienes viga ni espalda. Eres de dos océanos y tu entorno es lento. ¡Única! Y sigues siendo inocente; atrevida en los gestos, tuyos y míos. Y mueres de edad y de ambigüedad. Transcurre tu piel en la historia y tiene legado, encanta todo de ti. Eres la esquina de dos calles, la marea de vientos equivocados.

Existe la otra, la amante, la que es y no es. Eres de todos y no eres de nadie, estás vestida de objetos inanimados, tienes persona, tú y tus secretos, tienes aromas, las veces de los días, eres esquina por dentro, eres lo mismo por fuera, eres luz, eres tiniebla, eres la esquina vertical…

Existen otras esquinas, como las de las dulzuras de tu tejido… las esquinas que intranquilizan mi ser, las esquinas dueñas de mis rimas. Son las esquinas, de las vertientes de tus labios salados; sus orillas, su textura, su infinidad, el eco de sus voces; mi ansiedad…

 Fuente (foto)

Redes Sociales
Tagged on: