Fidel

Por, Luis Alberto Nina

idel

Después de Simón Bolívar, para mí el hombre más importante que ha dado Latino América fue Fidel Castro. Y así como otros nacionalistas, fascistas en los siguientes casos: Hussein en Iraq, Mubarak en Egipto, Gaddafi en Libia y Assad en Siria, el apellido Castro ha llevado a Cuba vasto progreso, incrementando la calidad de vida de los cubanos en lo que se respeta a salud, educación, nutrición y esperanza de vida, casi igual que a los dictadores ya nombrados. Paralelamente, como de seguro lo haría el inservible de Danilo Medina, si también llegara a imponerse en el Poder por más de 55 años como aquella familia situada a ~90 millas de la costa de la Florida. No me cabe duda que en 50 años más, en el caso hipotético de que la vida le diese hasta tanto, Dios nos libre, el sinvergüenza de Danilo Medina arreglaría el problema energético, las infraestructuras escolares estuviesen al tope, el problema del transporte fuese más organizado y quizá hasta la salud y el medioambiente tuvieran sentido. Y eso que el PLD es sólo teoría, pero en 50 años de un solo grupo, qué no se lograría. El problema es que, igualmente, jugar antidemocráticamente no es lo que los pueblos esperan, tampoco es lo plausible.

fidel-y-el-che

¡Democracia no fue y aún no lo ha sido!

¿Es justo o ético que un país le pertenezca a un solo apellido, como las monarquías?

Todavía quedan aquellos estigmatizados por las dictaduras de los 50s, y poco los juzgo porque esa era la corriente a seguir, todos estaban adictos a la perspectiva conflictiva, la del cambio, la del heroísmo y ningún intelectual se animaba a defender a estos tiranos: Trujillo en República Dominicana, Somoza en Nicaragua, Noriega en Panamá, Estroessner en Paraguay, Franco en España y Batista en Cuba, entre otros, y más adelante las tiranías de Pinochet en Chile, Duvalier en Haití y las de los Castro en Cuba (después que derrocaran al dictador Fulgencio Batista). Y más adelante, durante la Guerra Fría y aquella rivalidad entre el capitalismo  y el comunismo, lo propicio era llevarle la contraria al Abusador de los Estados Unidos, y obviar la parte ética como filtro principal para el análisis más allá de la dialéctica.

fidel

La ética y la verdad

Cuando se usa la ética como filtro principal, se rechaza todo aquello que tente –no sólo con las libertades del ser y La Declaración Universal de los Derechos Humanos–, sino que se aboga por la continua defensa de todo lo correcto; sin nada de populismo ni que sea un deber pertenecer a una ala de las dos, obviando así: dinastías de décadas, asesinatos, coerción de libertades físicas como de reunión, expresión y de crear un partido político y competir en contrar de los Castro, etc..

fidel-y-raul

Quienes defienden a Fidel Castro y ahora a su hermano, a quien le pasó la antorcha del Poder, Raúl, deben entender que, lo sensacional no debe quitar lo lógico ni debe aislarnos al punto de que, porque debemos odiar al Imperio, todo lo que los Castro hagan está bien. Y si se reconoce que hay algo mal, por qué es que se sigue defendiendo. Es cierto que nadie es perfecto, pero debe ser cierto la idea de que no hay necesidad de defender lo incorrecto. La objetividad debe alcanzar para todo esto, la disyuntiva de  si: o soy de un lado o soy del otro y lo defiendo… ¿qué tal el centro, la ecuanimidad o arbitrariedad, la ética y/o lo justo? ¿No importa esto, ni lo obvio ni la lógica? O soy de los yanquis o soy de los Castro y no permito que el análisis llegue al fondo.  Así no. Este es un pensar del siglo XX… Yo más bien creo que todo este fenómeno se debe urgencia por que existan paradigmas, el aplaudirle a alguien o echarle la victoria al YO, que tiende a acuñir falsos profetas o entes a seguir. Si bien es cierto que los tiempos crean sus propios personajes  trascendentales, en ese mismo sentido, cuando pasa ese tiempo, debe como tal –si cabe el ideal– irse consigo aquella insistencia por el éxito. Herbert Gerjuoy dijo una vez, «Los analfabetos del siglo XXI no serán aquellos que no sepan leer y escribir, sino aquellos que no sepan aprender, desaprender y reaprender».

Lo que yo hago, mi filtro principal, es atravesarlo todo por la ética, y hay que decir que no existe media ética ni tres-cuartas partes; o se es o no es. Entonces si no califica el paradigma, resultaría absurdo ensalzar a nadie, no debería aparentar una necesidad biológica que se tenga que mirar arriba… Y si bien es cierto, como dice Carl Sagan, que, «Virtualmente, cada gran avance tecnológico en la historia de la especie humana, desde el invento de las herramientas de piedra y la domesticación del fuego, han sido éticamente ambiguos». En ese mismo rigor se aplaude el hecho, pero no se vincula uno con la maldad.

Te urge tanto ser de algo o de alguien, etiquetarte, ¿qué tal el centro cuando ambos lados están manchados? ¿Verdad que no es absurdo?

Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: