Formas de corrupción en construcción, cap.2

¿Cómo nuestros políticos nos roban?

Por, Luis Alberto Nina

Segunda parte

Otro modo de corrupción es, cuando se excava y se aduce a que el material debajo es inestable y que amerita que se reconstruya con material de mejor calidad; estable. Esto acrecienta el precio igualmente. Y se hace bajo una premisa falsa… Existe otra forma: inventarse, con componenda de la administración, que hay obstáculos nunca anticipados en la construcción del proyecto. Si fuere así, siempre es deber del Estado pagar por todo lo extra.

Hay algo que hay que entender sobre los contratos públicos y las leyes que los regulan. Y es que, todo aquel contrato que exceda un 25% del monto inicial, se cae, se debe parar por el momento, hasta ser fiscalizado, digamos. Es decir, si el precio de la construcción de la Carretera María Mercedes, es de $100 millones de pesos, y ya va por $125 millones de pesos, por ésta o por aquella razón, el proyecto se paraliza de modo automático y digamos que se pone bajo investigación. La noción de que en nuestra Tierra los mismos aumentan más, hasta llegar a un absurdo 150% es simplemente un relajo a la inteligencia y las leyes del país. Una obvia complicidad del ministerio de obras públicas y el ministerio público, quienes no hacen su trabajo, que es construir legalmente el proyecto e investigar todos estos posibles casos de corrupción, recíprocamente.

Hidroeléctrica de Palomino (2012): contratada de US$225MM, construida en US$400MM.

Hidroeléctrica de Pinalito (2009): contratada de US$119MM, construida en US$340MM.

Acueducto de la Línea Noroeste: contratada de US$220MM, construida en US$382.5MM.

Acueductos Hermanas Mirabal (2015): contratada de US$51MM, construida en $110MM.

Carretera Casabito–Constanza (2010): contratada de US$41MM, construida en US$112 MM.

Carretera del Río–Jarabacoa (2012): contratada en US$71MM, construida US$106MM.

Todas estas obras sobrepasan de manera ilegal, el 25% y llegan hasta un impresionante 140% 

En lo que a mí se respecta, por ejemplo, formé parte de un proyecto en el que los contratos aludían al uso de una oficina tipo X, esa es la oficina que el contratista alquila para que quienes trabajen como administradores ejerzan su trabajo. El Estado le paga al contratista con sumas muy onerosas. Esta oficina era requerida que estuviese surtida con computadoras, como 8, con Printers, como 4, con papeles y cosas manuales, de todo; desde utilidades hasta mantenimiento. Para todo esto, el Estado le paga al contratista unos $30 mil dólares al mes. No obstante, quien iba a la oficina no veía casi nada de esto; solo dos computadoras, un Printer y el mantenimiento era pésimo. De modo que, la pregunta que surge es, ¿hicieron los ingenieros del proyecto un acuerdo con el contratista para, proveer menos y que al final del proyecto, se repartieran el dinero?

  1. Hay corrupción enorganizar cómo van a robarle al fisco.
  2. Hay corrupción en la selección de la carretera, siendo una menos importante que la otra.
  3. Hay corrupción en el soborno inmediato que se hizo para verter esta decisión.
  4. Hay corrupción en la extensión de la carretera.
  5. Hay corrupción cuando se construye una obra que no encaja en la zona y nadie la aprobó legalmente.
  6. Hay corrupción cuando se diseña un proyecto, a sabiendas que va en perjurio del bienestar de la ciudadanía, no siguiendo los códigos de construcción, al igual que con materiales que no competen en la ingeniería de la obra.
  1. Hay corrupción cuando se obvia cualquier paso en el proceso de licitación; por ejemplo, se le informa a uno primero, no se informa a tiempo (con un propósito macabro), se divulga el estimado de la misma, se dicen quienes participarán en el concurso, se aceptan solicitudes tardías o no propiamente formuladas; o cuando familiares o amigos muy íntimos participan en el Concurso… Todo este campo es muy delicado, algunas cosas quizá sean permitidas, pero hay que ponderarlas. En sí, se puede someter una querella si algunos de estos preceptos nombrados son violados. Los desvíos permitidos tienden a formar parte de una cultura aceptada por TODOS los contratistas, a sabiendas…
  1. Igualmente, hay corrupción cuando se obvia o no se exige el dinero a pagar por no terminar la obra a tiempo. A esto se le denomina, daños y perjuicios, y consiste en que, el contratista siga la fecha de conclusión ya determinada en los contratos. Es decir, si el contratista no termina la obra a tiempo, debe pagar cierta cantidad de dinero por cada día de retraso. Por ejemplo, si hipotéticamente, un proyecto que va a traerle beneficios de modo directo al Estado, como un peaje, recaudando al menos un millón de pesos al día; y no llega a estar listo para la fecha acordada, entonces, el contratista paga el reemplazo. La suma a pagar que se debe colocar en el contrato, en lo referente a los daños y perjuicios, debe ser de por al menos la misma cifra de un millón de pesos, en este caso. Si se usa un monto más bajo, puede existir algún tipo de corrupción, algún intercambio económico «por debajo de la mesa». Si el contratista, de modo negligente o poco profesional, deja que la obra se atrase al punto de terminarla un mes después. Eso, teóricamente, sería una multa de ~$30.5 millones de pesos que, o no se le pagaría al contratista o éste tendría que devolver de su seguro… Saldría mejor, dejarlo así y darle al equipo de administración del proyecto, que en este caso es el Estado o algún representante del Estado, unos 5 a $20 millones, en vez… en esta misma dirección, si el contratista no tiene seguro, y s le permite construir, puede igual haber un soborno por este intercambio.
  2.  

¿Qué es un soborno?

El dinero de un soborno, si no lo da el Estado, no es de nosotros. En lo referente a los más de $92 millones de dólares, que dio Odebrecht en sobornos, no es un dinero directamente nuestro. No obstante, se le debe multar por violar las leyes…

El lío del soborno es porque –debido a él– se adjudicaron obras de modo ilegítimo, ilegal, violando las leyes de licitaciones y contrataciones del Estado. Y es corrupción el soborno en sí, al igual que la adjudicación amañada. Es corrupción además de que, debido a esto, se sobrevaluaron los proyectos de construcción y manejo de estas obras y, como tal, se robó dinero del fisco en componenda del mismo Estado dominicano.

El soborno es un obvio indicador de que, al ser aceptado, garantiza que en esa obra u otras existió corrupción en una o varias facetas del proceso.

Leer primera parte

Fuente (fotos)   /   Palomino   /   Pinalito   /   Linea Noroeste   /   Mirabal   /   Casabito   /   Jarabacoa

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: