Hacia una gran corriente político-social alternativa, por Fidelio Despradel

Por, Fidelio Despradel 

Secretario General del Partido Alianza País

difelioEn mis 56 años de militancia ininterrumpida he enfrentado diversas experiencias  de articulación de una relación con las gentes y de construcción de partidos: 14 de Junio de Manolo y su generación (1961-68); Nuevo Rumbo (1972-80); MPS (1980-86); lucha de pobladores (Bonao, Cotuí, La Vega) contra Falconbridge y contra intentos de instalar mina de oro en el mismo corazón de la región denominada “madre de las aguas (1992-2000).

Ahora estoy celebrando el reconocimiento de Alianza-País, junto a su aguerrida dirigencia, militancia, afiliados y amigos, con Guillermo Moreno como Presidente.

En mi trabajo como secretario de organización de AlPaís siempre les digo a los aliancistas lo siguiente:

Aprendí mucho en mis pasadas experiencias. Cada una tenía sus características y ventajas, en función de la coyuntura, de los vientos que soplaban en el país y en el plano internacional y de la naturaleza y envergadura de las tareas.

En Alianza País hemos “hecho camino al andar”. Empezamos con planes modestos que partían del reconocimiento de nuestras limitaciones en lo referente a la construcción de una organización política y una relación íntima con el pueblo, en un país desmovilizado, con un pluriempleo generalizado, una juventud poco motivada y personas buenas, pero desmotivadas y sin pasión.

Para alcanzar el primer reconocimiento se nos impuso buscar más de 90 mil firmas (repartidas en todo el país). El pueblo no conocía Alianza País y Guillermo era poco conocido como político. Nuestra exigua militancia hubo de contactar centenares de miles de ciudadanos; aprender a hablarles y explicarles nuestros objetivos; preguntarles primero su situación y la de su familia. Extraordinaria experiencia.

La gerencia de todo esto resultó también una gran escuela para cada uno de los exiguos núcleos esparcidos por toda la geografía. Luego vino “La Marcha de la Vergüenza”, donde  recorrimos todo el país, en dos guaguas, visitando pueblo tras pueblo.

Perdimos el reconocimiento, porque nos robaron los votos (de 15 mil colegios electorales sólo teníamos delegados en 3 mil), y desde que pasaron las elecciones empezamos a buscar los afiliados para volver a presentar nuestro expediente. Esta vez nos pusimos la meta de buscar 120,000 afiliados. Inmensa tarea, asumida por una membresía que ya había crecido, al calor de uno o dos años de trabajo.

Otra vez a contactar cientos de miles de dominicanos y dominicanas, en todos los rincones del país. Unos cuantos meses alcanzaron para lograr la meta. En medio de esta experiencia, iniciamos la campaña “un millón de amigos y amigas para Alianza País” y este esfuerzo fue el inicio de nuestro principal aprendizaje. Con cada tropezón, analizábamos la causa, nos esforzábamos por corregirla y volvíamos a empezar.

¡Gran escuela! Haciendo camino al andar, hemos aprendido a construir una relación con las gentes, a construir una organización sólida y disciplinada y a regentear los procesos. ¡Regentear: un concepto clave para el éxito de cualquier proceso!

En los meses que nos separan de las elecciones vamos a terminar de construir una sólida estructura partidaria y un ejército electoral, de más de 50,000 miembros, repartidos entre los 14,500 colegios electorales, todo ello apoyándonos en nuestra organización y en las organizaciones políticas, sociales y ciudadanas con quienes compartimos objetivos y metas.

Entre todos y todas; organizaciones políticas, sociales y ciudadanas: ¡Construir una poderosa corriente político-social de ciudadanos y ciudadanas, opuesta por el vértice al modelo económico y político imperante en el país.

Fuente: http://elgrillo.do/hacia-una-gran-corriente-politico-social-alternativa-por-fidelio-despradel/

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: