No sólo cambiaste tú, también cambié yo…

No sólo cambiaste tú, también cambié yo… Por, Alan Y. Reyes Aún recuerdo cuando te acercaste aquella primera vez con tu mirada inquieta y tu paso inseguro. Llegaste hasta mí con esa voz temblorosa que por dentro me sonrojaba y me hizo sentir que había algo especial a pesar de tus alardes. ¿Cómo olvidar esas largas charlas que teníamos sintiendo