Mi corazona loca

Mi corazona loca Sedosa como sólo tú, delicada altiva y arriesgada, erguida ¡qué dulce eres! Mujer de todo tiempo, mujer de toda expresión mujer callada, mujer talentosa y simplemente mujer... Todavía recuerdo aquel sabor de la vez que por primera vez intercambiamos algo. De ahí después fueron inseparables nuestras mentes, también lo quisieron tanto nuestros cuerpos. ¡No lo podíamos negar!