Una juventud sin esperanza, ¿por qué?

Una juventud sin esperanza, ¿por qué? Por, Luis Alberto Nina La virtud de la impotencia: toda sociedad en decadencia es propicia a la mediocridad y enemiga de cualquier excelencia individual; por eso a los jóvenes originales se les cierra el acceso al Gobierno hasta que hayan perdido su arista propia, esperando que la vejez los nivele, rebajándolos hasta los modos