Nuestro beso se encuentra

Nuestro beso se encuentra Por, Luis Alberto Nina “Imagínase” la edad, topándose contigo nuevamente, sin poder tocarte; estrechando los brazos, sin poder rozarte. Imaginémonos ambos, en aquel encuentro suspicaz y misterioso, rondando vías paralelas que se acercan cada vez más; desde lejanías opuestas, atrevidas y oportunas... Y nos devolvemos a nosotros… es el primer regreso. Luego habrá otro qué contar…

¿De quiénes somos?

¿De quiénes somos? Por, Luis Alberto Nina Le pertenecemos a tantas cosas esotéricas en la vida que ni cuentas nos damos que estamos secuestrados. Por ejemplo: dependemos del aire, del agua, de la ayuda del otro, de otros; somos esclavos del sentir, del soñar, de los tiempos, de los puntos cardinales… Le pertenecemos a una cama, a unos pareceres cualesquiera,

Valió la pena, la espera

Valió la pena, la espera Por, Luis Alberto Nina Todo en el tiempo vale. No sólo valió la pena, sino que valió la cinta, valió la huida; valió todo el tiempo en tenernos lejos, en querernos cerca; valió sentirnos tanto y por tanto... valió la espera... valió el silencio y sus condiciones, valió crecer entre tantas melodías, valió existir, valió