¿2017?

¿2017? Por, Luis Alberto Nina —El que aprende y aprende y no practica lo que sabe, es como el que ara y ara y no siembra. —Dijo Platón—. Así  mismo ocurre con el que intenta vivir sin aprender y/o mejorarse; no existe como persona… Cada año desde el 2006 el admirado activista y tremendo ciudadano, Manuel Robles, realiza como tradición,

La fuente

La fuente
La fuente Por, Luis Alberto Nina Cuando creé a Dominicanos Educados, hace más de cinco años, el grupo aquel en que –para el que quisiera– pudiese servirle de plataforma para mejorar su forma de expresarse, sus conocimientos y practicar el orden, el respeto, seguir reglas; nunca pensé que iría a ser tan difícil convencer a la gente, especialmente a personas

Consejos sobre cómo escribir cuentos

Consejos sobre cómo escribir cuentos
Consejos sobre cómo escribir cuentos Por, Roberto Bolaño   Como solía decir Paul Valéry, el león no es más que oveja digerida, y un escritor, añadimos, solo es excelente gracias a sus lecturas. Reacio hasta su muerte a pertenecer a otra escuela que no fuera la poesía y la vida misma, el chileno Roberto Bolaño era tan antipático para algunos como

Acerca de mis primeros cuentos

Acerca de mis primeros cuentos
Acerca de mis primeros cuentos Por, Mario Vargas Llosa Los seis cuentos de Los jefes son un puñado de sobrevivientes de los muchos que escribí y rompí cuando era estudiante, en Lima, entre 1953 y 1957. No valen gran cosa, pero les tengo cariño porque me recuerdan esos años difíciles en los que, pese a que la literatura era lo que más

A los nuevos cuentistas

A los nuevos cuentistas
A los nuevos cuentistas Por Guillermo Samperio El acto creativo es un proceso constante de aniquilación del creador. No hay arte sin un conflicto interno que nos antecede, en un tiempo desde el que se vienen formando las maneras de ver el mundo y sus relaciones. Por supuesto, un conflicto desgraciado entre genético y psíquico. Si el que ejecuta el

Un escritor

Un escritor
Un escritor Ser como el río que fluye Por, Autor desconocido Cuando yo tenía quince años, dije a mi madre: –He descubierto mi vocación. Quiero ser escritor. –Hijo mío –me respondió ella, con expresión triste–, tu padre es ingeniero. Es un hombre lógico, razonable, con una visión precisa del mundo. ¿Sabes tú lo que es ser escritor? –Alguien que escribe libros.