Ixia

Tus Mariposas

Por, Luis Alberto Nina

Dice Daniel Goleman, en su Inteligencia emocional, que en contraste a los animales, los seres humanos –“civilizados” ya– han encontrado una forma de divorciarse de las reacciones que provocan las emociones. Y en este poema podemos leer algo similar; como Ella desea tanto venirme encima, se le puede leer en su Mirada; no dice ésta más nada que no sea: “quiero que me lleves contigo, que me tomes y me hagas todo eso que brindan tus manos. ¡Te deseo más que nunca!”. Es lo que interpreto. Y debido a esto, esta pequeña presentación de oraciones romántica se organiza. El poema es la dedicación al misterio que existe entre lo que se quiere y lo que se debe; entre la moral y todo lo otro; entre ese filtro… el Ello que lo quiere a priori, el Superyó que lo filtra, y el yo que la deja quieta. ¿Por qué somos a veces tan civilizados? De las cosas malditas que nos extraviamos… Por el momento, vamos a decir que, mientras más impulso se coge, más alto es el brinco. Y nuestro brinco será olímpico. No te dejaré sola en el medio de todo…

Ixia

Sobre el poema

Te confieso algo: yo siempre he soñado con tu alma, he tenido largas conversaciones con ella, hasta le he hecho el amor. Nadie nos ha visto, ni siquiera tú, por eso no te explicas por qué sientes tanto cuando me tienes a tu merced.  ¡Vamos a dejarlo aquí!

Ixia

No sé qué sentimos cuando nos encontramos: a mí me da con ponerme nervioso, con quedarme mirando, imaginando todo contigo. A ti te ocurre algo aún más lejano: hay palabras que se esconden entre tus labios, miradas que le donas a mis ganas, gestos que revelan tus deseos, que se visten con la inocente osadía de que quieres de mis besos. Y nada de ti se mueve, es como si una parte de tu alma quisiera venirme encima, pero una vez más tu cuerpo no obedece.

Fuente (libro del poema: “Tus Mariposas”)    /     Fuente (página del libro en Facebook)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: