La era de la Mafia Morada

Por, Luis Alberto Nina

De este partido Morado se hablará en el futuro como se habla hoy de la dictadura Aquella.

Lo que hoy vivimos los dominicanos es una desgracia apañada por los poderes fácticos; la iglesia, el empresariado, los medios de comunicación, una enorme parte de la sociedad civil y otros partidos, al igual que los supuestos intelectuales… Mucha gente cree que cuando Trujillo, no se vivía, que todo el mundo estaba guardado en su casa, con un pedazo de cinta adhesiva en la boca y esposas en las muñecas de los brazos, y que si intentaban moverse, los acribillaban y luego «metían en prisión a los restos del cadáver». Y puede que, de un modo alegórico, esto fuese verídico; sino que si lo miramos desde la perspectiva de ese entonces, no aparentaba tan drástico aquel encarcelamiento físico y moral. Mientras que sin lugar a dudas, para ese entonces se vivía bajo el régimen de una dictadura. Por ejemplo, esa Declaración Universal de los Derechos Humanos, suscitada entre medio de semejante despotismo, significó un bledo para la administración del Estado dominicano de entonces. Se ejercía un gobierno totalitario, criminal, a merced de la voluntad de un solo hombre. Algo así como ocurre hoy.

Lo que se ha enquistado en el Poder, desde hace un poco más de una década, es un grupo de mafiosos–ladrones a quienes les importa un comino la suerte de nuestra nación. Es la mera dictadura de estos tiempos, perpetuada –fuera de las muertes físicas–, de aspecto «democrático», pero vil, abusiva y sin medidas, aparte de que de democracia, paradójicamente, no tiene gran cosa. Y aunque no existen muertes físicas como durante la Tiranía Aquella, sí las hay morales, de esperanza y mucho hastío; y éstas se agudizan cada día que sucede la vida, no dejando de salir a flote la suciedad de las Autoridades y la impotencia de un pueblo que aguanta porque sean otros los del heroísmo.

Comparar a la dictadura de Trujillo con ésta, la del Partido de la Liberación Dominicana, no es una aventura descabellada, como pensarían algunos ciegos, sordos y oportunistas. Así como hoy se apoya a este adefesio de Gobierno, con similar intensidad se apoyaba a Trujillo.

Lo voy a resumir de la siguiente manera: Danilo Medina, nuestro actual presidente, es un indolente, sinvergüenza, mafioso, descarado, abusador, corrupto e inservible. Su partido es, él como cabecilla, una banda mafiosa encargada de chuparse el Patrimonio y joder al pueblo. De esta Era se va a hablar en las futuras generaciones, se dirá que una enorme parte del pueblo apoyó las torturas y las desfachateces modernas. Se hablará de «La era de la Mafia Morada».

¿Y cómo vivía la «clase pensante» de entonces?

Fácil: dos o tres que gritaban fuerte, y el resto vivía como viven aquellos que lo tienen todo…

Fuente (fotos)

 

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: