La magia de Mi Maga

Por, Luis Alberto Nina

No sé qué come la vida que no atrapa tu piel y te suelta las alas de una vez y por todas, no sé; y te mece entre el deseo de un halito delirante e intrépido… No lo sé. ¿Qué gana el destino sin ti, sin tus mañas, sin tus moños, sin la magia de tu esencia? No lo sé. ¿Qué gana? No. Yo no sé cómo espera ella por ti y te descuida teniéndote tan cerca. No sé, la verdad. ¿Te ha visto alguna vez? ¿Le ha puesto ella atención a cada tramo de tus cantos? No creo… Parece que no, porque ¡tanto! simplemente no puede no–sentirse. No quiero creerlo jamás…

Porque eres mi magia, Mi Maga… y también puedes serla de otros, de otras; de la vida puede serla siempre. A ella nunca le celo. ¡Y cómo!

Quiero que alguien me diga que viste la hora que descuida tus tacos, que marea acicala lo falso de la distancia, de un paso que urge surtirse de un gesto… y nada… ¿Quién crece cuando los besos no se arriesgan o qué logra levantar los muertos que lo suicida la época? Si la esencia la cargas tú, Mi Parlanchín, si el truco lo tiene los versos de tus cosas más raras…

P.D.

Un poco triste, pero con esta canción de Mercedes, me inspiré. Amanecí medio socialmente rebelde. Cansado con y del mundo. (Recuerda, nunca analizo las letras de la canciones, siempre he creído que para la música sólo es necesario la música, su sonido; las letras están siempre de más).

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: