Las Putas de Hoy

Por, Luis Alberto Nina

putaass

Las mujeres cada vez están más putas. ¡Miremos muy afuera de ellas! Se los juro, están cada vez más dispuestas. Y sólo exigen que callemos, que no digamos más. Y no juzgo, me mata la curiosidad, simplemente… Si algo el tiempo tiene, es que con él todo se revela, se reboza la piel y sale siempre el silencio de su escondite. Ahora le toca a las ellas llegar adonde quieren…

Sucede que es un lujo tener cerca a una de ellas; si algo quiere la vida con nosotros, esto ocurre, nos premia.  Hay que decir que, acercársele a una mujer puta es algo desgarrador, algo necesario, es el complemento de algo maldito. No sólo acercársele de manera física, lo digo; ya las putas están en todas partes. Sólo hay que cerrar los ojos y se le abre un hueco a la imaginación. Dentro de éste, se puede vivir de todo. La única ventaja de Hoy, es que en ella las ellas están puestas a de todo.

putasas

Ya se ven venir: se acercan disfrazadas con atuendos de mentiras y tatuadas con lápices labiales de tantos colores y sabores que han dejado atrás un pedazo de la identidad. Ahora se reconocen entre el espejo, son puramente ellas, estigmatizadas y encantadas, seducidas y con una mirada pegada a lo que con ganas desean; latentes y libres. A veces ni traen pantis, ni dejan el deseo en su aposento, ni quieren que se les diga que no. Ya nada les importa. Nada les hace cohibirse… A las putas de hoy les gusta que lo opuesto le guste; les encanta que las deseen, que quieran comerse su boca, que luchen por meterse entre su encaje, que un no siga siendo un sí. A las putas de hoy les agrada que se haga la noche pensando solamente en ellas, que se haga de forma atrevida y que al despertar o terminar, se les diga. Para esta vez, quizás resulte innecesario explicarlo. Pero de todos modos lo haré: las putas de hoy fueron las puras de ayer. Sino que ahora son más dispuestas, les encanta sentir no sólo la mitad; lo quieren todo, lo quieren dentro y fuera, no pretenden que la voz vuelva a gobernarlas y que sus escenas morbosas no sean sorpresas inmorales. Las putas de hoy son más decisivas; lo que otros piensen, le vale nada, ni lo que dicte la bíblica, la ley o las normas. Saben que después de ellas sólo existe una historia, un reguero de predicados con puntos y comas y una cinta que se perderá enredada en cualquier temporal. Y por eso y de todos modos, se arriesgan, pase lo que pase. Porque de todo sienten, ellas…

puta

Las putas de hoy son una maravilla. Intentan cada vez más satisfacer sus opciones; no dejan nunca de disponer, no prohíben que se les abrace las piernas, que se les bese en el cuello, que se les mire empezar y terminar. Nada de esto les importa ya. Y a veces son hasta silenciosas, aunque mayormente expresan todo lo que sienten. Ya no es difícil de reconocerlas. Por ejemplo, no se le quedan callada ni al gusto, ni al ímpetu, ni a tener entre la espalda todo aquello que ansían. Es por eso que gustan más. Me atrevo a decirlo. Gustan desde que se ven venir. Ya arriban dispuestas a todo, a no soltar con lo que pretenden volar. Y para eso, ofrecen de todo, desde gritar hasta tocar, desde morder hasta caer, desde quedarse o largarse. Las ellas están meramente enfocadas en una sola misión: encontrarse entre las mañas de su piel.

puttt

Opiniones de los Hombres

Hay por ahí un sinnúmero de hombres inseguros que no soportan este tipo de mujeres ultra–liberales, que prefieren más las de antes, las de vestidos con medio-fondos; las totalmente calladas, hasta cuando hacen el amor; las que usan cintillos y sonríen con la mano en los labios, las que piden permiso hasta para besar, hasta para sentarse encima de algo caliente, hasta para cruzar las caderas y mirar… y mirar fijamente… como que es él lo único saludable que le queda al destino, y que si no se mira hoy, se lo lleva otra puta. A estos hombres hay que huirles; intentan volver con las ellas atrás. Su egoísmo es único. Creen que el placer sólo a ellos les incumbe, que si ellas gozan, ellos no. Cuando es todo lo contrario. El goce mutuo es la delicia de lo prohibido. Por eso inventaron la moral. Aunque hay que decir que no les ha resultado ya. Las putas de hoy, con sus maneras incompresibles y arriesgadas, han sabido rebotar, salir a divertir la ocurrencia…

Las Putas de Hoy

pputa

En resumen, las putas de hoy son más osadas, definitivamente. A muchos hombres nos encanta la mujer revelada, divertida, apurada y mayormente doblada. No hay nada como ver cuántas curvas es capaz de moldear una mujer cuando quiere… Y su piel está en todo su derecho a conocer la libertad, y por eso no desperdician un solo escondite. De modo que, debemos admirarlas. Y no se quedan quietas, están en todos lados, sienten en todas partes, lo quieren a todos –y a veces– cuando nadie las ve, agarran la elegancia y la excitan, su química reacción, estalla. Sí, porque la mujer de hoy no sólo es puta entre la muchedumbre. Lo es en todas las aristas, desde la ventana del frente del negocio del vecino, hasta en el pasillo de su sala, en el ascensor, entre las butacas de la iglesia, en el cine, hasta conduciendo. La mujer de hoy, la que fue puramente pura en el ayer, busca vida donde sea y sí que la encuentra. Y tampoco le importa lo que piensen otros, ni siquiera ella misma… En fin, las putas de hoy, cómo no estar con ellas, querer estar dentro de ellas. Son tan encantadoras… Y cada vez que ocurre el tiempo, ésta se abre más a la vida, se deja amordazar y toca también, se deja llevar y se sube, se deja encantar y encanta… hasta se deja escribir un poema sexual.

Fuente (fotos)

Redes Sociales
Tagged on: