Mujer

Por, Luis Alberto Nina

Dia de la Mujer

Aristóteles sostenía que «la mujer existe como una deformidad de la naturaleza o como hombres imperfectos […]» —¡Maldito Aristóteles! ¿Quién se cree? —Comenta una amiga—. Paralelamente, quisiera definir el concepto Misoginia: odio, aversión, denigración, discriminación, cosificación social y/o violencia contra la mujer o niña… Este fenómeno del comportamiento humano–machista ha sido un pilar esencial para que estemos en la situación en la que hoy estamos o lo que somos, cualquiera que sea el juicio de valor que se le quiera dar… Algo que indudablemente, al menos en los aspectos racional y sistemático, ha encaminado a la concretización de toda esta exclusión de dominio de la civilización femenina; el patriarcado y la menospreciarían. Por supuesto que el factor más importante que ha excluido a la mujer es la iglesia. Ésta ha formalizado teológicamente esta separación, humillación y exclusión social, que se puede decir que no le ha dado paso a que la mujer saque siquiera la cabeza, figurativamente hablando. Tenemos a la inquisición, para dar un ejemplo, o el mismo Código de Derecho Canónico, que le prohíbe prácticas que al hombre no. Y, en lo que se respecta al aspecto político, tuvimos que esperar hasta el año 1838, cuando se formalizó el sufragio femenino en las islas Pitcairn; si obviamos lo del 1776, en New Jersey, Estados Unidos, que sólo se generalizó que ambos podían votar, hombre y mujer, pero luego fue eliminado. Y para el siglo XX, para ser más específico, para el 1920, ocurrió en Estados Unidos. Y en nuestra República Dominicana no fue hasta el 1942, hace apenas 74 años.

Dia de la Mujer

En lo personal, quisiera que la mujer finalmente se haga vuelo. Y aunque fui adoctrinado culturalmente a quizá ser machista, a atacar cualquier desacuerdo que venga de ellas, a mirarlas como amas de casa, como sirvientas, como mercancía de mi pertenencia, como objeto sexual y eventualmente como madres que cargan a nuestros hijos; no lo hago así, o al menos no lo intento. El estudio me ha hecho reflexionar y tomar decisiones más inclusivas y ecuánimes, de respeto, de tolerancia, si se quiere, de hermandad y lógica. O sea, ahora lucho por que día a día la mujer tenga los mismos derechos que tenemos nosotros los hombres. La historia ha sido injusta, el tiempo ha abusado demasiado de ellas y como representante del sexo masculino, debo/debemos recompensar todas aquellas vidas perdidas… Imaginémonos lo fantástico que podría llegar a ser la humanidad si todos trabajáramos juntos. Porque es que la libertad realmente nos pertenece a todos. Ésta no clasifica sexo, edad, «raza», etnicidad, religión, clase, físico, ni cualquier otra característica discriminatoria. La libertad es de todos: hombre y mujer…

Sobre el feminismo

El feminismo es un conjunto heterogéneo de ideologías y de movimientos políticos, culturales y económicos que tienen como objetivo la igualdad de derechos entre varones y hembras, así como cuestionar la dominación y la violencia de los hombres sobre las mujeres y la asignación de roles sociales según el género. El movimiento feminista ha creado un amplio conjunto de teorías sociales; una teoría feminista que ha dado lugar a la aparición de disciplinas de estudio como por ejemplo la historia feminista o los estudios de género, entre muchos otros. Y gracias a la influencia del movimiento feminista, se han conseguido logros de trascendental importancia como el voto femenino, la igualdad ante la ley o los derechos reproductivos, entre otros muchos.

Feminismo

Esta es otra manera de mirar la vida moderna de las ellas… Hay quienes están de acuerdo y luchan por conquistarse dentro de un mundo hostil e injusto, sólo por ser mujer… Existen otras mujeres a las que no les interesa el cambio, que prefieren o han sido adoctrinadas a lo que tienen y en donde están, que prefieren que todo se quede igual. Y realmente, cual sea que represente el interés para cada quien, lo importante ha de ser, supongo yo, que cada mujer persiga lo que considere pertinente. Lo que a mi criterio no debería es, ignorar la realidad de que en el s. XXI ellas tienen las ventanas de procurar todos los derechos que el hombre escondió por tantos siglos. Hoy la mujer debe actuar y ser, como todos…

Opinión de Belkys Peña sobre el feminismo

No estoy de acuerdo con el feminismo. Me gusta el macho. Pero cariñoso y romántico. El feminismo elimina todo el romance, lo fino y delicado de ser mujer y lo tilda de cursi. Se planta al frente del hombre en una competencia absurda y nos separa. Podemos ser competitivos profesionalmente, pero no emocionalmente. Somos diferentes en esto y eso es lo que hace magia, la chispa que nos enamora y nos une. No debe ser. Me gusta que me abran las puertas, que me halen la silla en la mesa, que me den su pañuelo… No me gusta el feminismo porque nos carga de trabajo, nos quita delicadeza, cuidados y afectos y no nos exime de las obligaciones inherentes a la mujer. Nos hemos jodido nosotras mismas.

¿Cómo trato a la mujer?

Algunas cosas que no suelo hacer: llamar a una pareja «mi mujer», ni decirle lo «bella» que es y «no» tratarla igual que a todos. Primero, creo que la mujer no es de nadie más que de ella misma, como lo es cualquier ser humano. Nos pertenecemos a nosotros mismos, y por ende, no somos dueños de nadie. Un hombre no tiene pertenencia de ningún ser, y semánticamente llamarla así, puede tener un peso de dominación, de evidente propiedad, mercantilista. Segundo, la belleza de la mujer es natural, todas lo son. No hay por qué especificar esto. Si ella lo pide, se le ofrece; si no, no hay necesidad de llamar la atención a algo que ellas no deben estimar. Es más propio aludir a su sabiduría, a su historia, a sus comportamientos. Esto logra más, si lo que se pretende es agradar. Tampoco miro a la mujer solamente como símbolo de la femineidad, solamente, sino como ente. Es por eso que a mí no me enamoran las protuberancias, sino la esencia y el rigor que escapa de ellas y se enreda con mi historia… Y lo último es que, yo trato a todo ser humano igual. Para mí una mujer es igual a un hombre. Teóricamente a ninguno maltrato y a ambos lo trato igual. O sea, cuando opino, no miro si ésta usa falda y viste sostén, o si no… Para mí el ser humano es lo que es por su trayectoria. Y así valoro al ser. Sé que a muchas mujeres les encanta que las sigan llamando «bellas», que las sigan tratando como una flor o diferente, pero a la vez quieren igualdad. Y esto es puro sexismo de ellas. La mujer es un ente igual al hombre, con características particulares, biológicamente hablando; y eso, al menos yo, siempre lo voy a tomar en cuenta en sus respectivos casos. Sin embargo, respecto a intensidad de la mujer y a la del hombre, yo quiero a quien me quiere y a quien hace por mí y por otros más necesitados… El resto, es el resto…

Igualdad de la mujer

No creo tampoco que sea mediante la cuota –que se le ha intentado dar a la mujer– que debemos arribar a la ecuanimidad; sino reconociendo que –respecto a llegar a ser lo que queremos– todos tenemos esencialmente el mismo rol en la sociedad. Ni más ni menos. Es pura justicia lo que deseamos que se ejerza. Espero que todos los hombres empecemos a romper estos cánones del Oscurantismo en que se menospreciaba a la mujer como ente de igualdad y/o de falta de poder. Y seremos todos de mejores…

Y hoy, en honor a todas mis madres, ahijadas, grandes amigas, conocidas y alejadas, les comento que este año y los venideros, intentaré todavía más buscar la igualdad entre ustedes y nosotros, y de respetar el hecho de que todos somos seres humanos; no sólo mirarlas para estereotiparlas como mujeres, sino como entes de frenesí. Es ecuanimidad lo que queremos…

Fuente (cita de Aristóteles y de Misoginia)    /    Fuente (cita de feminismo)    /    Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: