Marcha del Millón

Por, Luis Alberto Nina

Debido a la gran Marcha Verde de mañana, me he topado con aquellos que saltan con que: «¿para qué marchar… ya lo hice y nada?»

Algo lindo que tiene la vida, de los pocos resultados lógicos que ésta nos muestra, es que las cosas buenas, todo lo bueno, siempre llega mediante el esfuerzo… y mientras más bueno es, más energía requiere, más riesgo, más insistencia y persistencia requieren… mejor la recompensa.

En vez de intentar responder a esta pregunta infantil, dueños de la ignorancia y la vagancia, mejor preguntaré… ¿Si no marchas qué? A lo mejor esperas despertar una mañana cualquiera y encontrarte a Leonel Fernández renunciando a todo ese poder que desea, o a Danilo Medina dentro de una iglesia llamando a los feligreses a que se arrepientan con él, o a Miguel Vargas con sus corotos entrando a la cárcel Motu proprio, o quizá esperas que la institucionalidad arribe a nuestra nación por orden de la Divinidad; despertamos y ya viviremos en la nación que tanto queremos… A lo mejor eso esperas. ¿Y si no marchas qué? Esperas que los yanquis te resuelvan el problema, digo, si consideras que existe un problema en nuestra nación, porque si sabes que estás bien, no marches, en tu casa te ves más bonito; además, ¿para qué cansarse o coger calor? Eso no, nunca tú te humillarías a eso, y menos si no se va a resolver nada, ¿verdad? Tienes razón, todos las poblaciones del mundo que se la pasan marchando, todos los PhDs o intelectuales que se la pasan marchando, toda la gente humilde que de verdad quiere y pone de su parte y se la pasa marchando, usted sabe más que ellos, usted no marche, marchar para qué…

Y recalco la pregunta, ¿y si usted no marcha, qué entonces? Tiene razón, quédese en la casa esas tres horas, debo decirle algo que lo puede dejar anonadado: usted «se la está comiendo», después de ésta asumo que no se va a quejar más…

Si no hay esperanza, la vida no tiene eco…

Me viene a la mente 1984, aquella obra de Orwell en que nos muestra hasta qué punto se nos manipula y lo fácil que es romper con esas cadenas; el proletariado sale a las calles, un día como este domingo, así vestido como sea, hasta de Verde, y se para y ya, ¡Gobierno tumbado! Pero tienen  que salir todos, tienen que mostrar su descontento todos; una vez al año, un solo día, un par de horas… ¿es mucho pedir? ¡Encojónese, vaya y marche, ándele, una sola vez…! ¡Hágalo sino por usted, por sus hijos, por hacerle la maldad a los que abusan de usted! Solo hágalo para quillar a Reinaldo Pared!

Fotos: Marcha Verde

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: