Materialismo: El amor al capital

Por, Luis Alberto Nina

MujicaObservando la filosofía de vida del expresidente uruguayo, José Mujica, me pregunto, ¿por qué al ser humano le gusta tanto el dinero? Y a simple vista, para quienes caen en este juego del vivir, la primera respuesta sería: “Porque es una necesidad de vida, del sistema antepuesto en el mundo. De manera que, es inminentemente necesario. Sin el dinero, simplemente no se vive”. Y sin dudas, lo ya expresado puede que tenga todo el sentido del mundo. Ahora, mi pregunta no va dirigida directamente a ese dinero que ineludiblemente todos necesitamos para sobrevivir; más bien me intriga la otra parte de él, la cantidad que sobra, la que –digamos– se le quita a quien pueda que de verdad más lo necesita. mujjPara la gran mayor parte de los seres humanos del mundo, en la actualidad, ser millonario constituye un deseo que aparentaría innato, un reaccionar antropológico, quizás. Un querer que “todos” deberíamos sentir (como dirían los dueños de este vicio económico). Sin embargo, no es así, nada qué ver con ningún deber; sino que esto de querer “tenerlo todo” resulta simplemente una adaptación del individuo, de manera colectiva, de lo que las culturas proyectan en el mundo. Por consiguiente, para éstos, tener dinero “lo es todo”. Sin esa idea no ven el vivir. Y me aventuro a decir, que ocurrió desde ese momento en que en el Neolítico, hace más de 10 mil años antes de Cristo, un troglodita cualquiera dijo, “Esta otra piedra también es mía. Ahora tengo dos. Con dos siento que tendré más posibilidades -tanto para la caza y por ende alimentarme, como para defenderme de quienes quieran apoderarse de mis pertenencias-.” O a lo mejor sólo fue una herramienta más de la dialéctica del desarrollo natural de la humanidad. Convirtiéndose así, desde ese entonces, a mi juicio, en el inicio del individualismo, de querer abarcarlo todo para ser diferente y “mejor”. No queda muy lejos de lo que vemos en estos tiempos, aunque se puede decir que hoy se acentúa más.

alvin
Alvin Toffer

El sociólogo-futurista, estadounidense, Alvin Toffer llama a esa Era, el Neolítico, la primera de tres que iniciaron los cambios radicales en toda la sociología, en que comenzó la socialización. En esta Era, la estratificación social primordialmente hizo hincapié. Los seres humanos empezaron a  interactuar de una manera más como es hoy. Y, de igual modo –y paradójicamente–, a querer tener más de lo debido, y –en ese mismo rigor– a diferenciarse el uno a los otros y a aislar sus pertenencias.

¿De si viven diferencias entre Mujica y mayormente el resto del mundo? Desde luego que sí, y muchísimas. La gente de siempre, en especial la de hoy, es muy materialista. Cree que ganar dinero lo es todo. Y por éste hacen lo que sea, hasta trabajar horas extras sin siquiera necesitarlo. Por eso, lo que simboliza Mujica es para mí sumamente impresionante. Un hombre que se ha desprendido de cualquier interés mundano, que haya enfocado sus ideales para el bien de su entorno y no para el amiguismo, el materialismo ni el consumismo. Lo que veo en Mujica es, la misma filosofía budista, en que él no necesita más nada que lo que ya tiene para ser “feliz”. Y nada de esto esta ligado a la pertenencia de lo material. encadenadoLo que creo que debemos modificar, es la forma cómo miramos la vida, respecto a lo que ya somos y lo que pretendemos querer ser. Que la felicidad no existe necesariamente en lo material, en consumir de manera innecesaria, en hacerle juego a las modas ni a las apariencias físicas. En lo personal, no almaceno riqueza ni me interesa. Tampoco trabajo de más para obtener algo de ninguna importancia. Y cuando alguien necesita capital, tiendo a ser el que se ofrece primero. De manera que, no sólo debe ser Mujica que intente todo esto, sino que somos todos que debemos enfocarnos en lo que de verdad importa en esta vida, que concluyendo, para mí también ha de ser: el tiempo y hacer con él lo mejor de él, que el mundo progrese; al igual que vivir y hacer que otros vivan de manera digna.

 

 Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: