Mercedes, Churumbel

Por, Luis Alberto NinaHoy tuve la audacia de presentarle –a mi Churumbel, como lo llama nuestra querida Silvia Aurora– a Mercedes Sosa. Susurré: esperé hasta este preciso soplo en que ya tu rostro lograra sonreír… Y naturalmente, como había prevenido, se quedó con poca reacción, languideció su cuello, sus ojos atisbaron por doquier en busca de aquella voz, tu pelo al aire, tu piel incorporada, tenue, y el corazón –por momentos– se pausaba de emoción. Le dije: estoy dándote un baño de vida con Razón de vivir, y en un rato vas a escuchar lo que –de entonces en adelante–, hará que cambies tu forma de mirar la existencia. Te lo advierto, nada nunca volverá a ser igual.

Y continúe: te advierto que Mercedes es La voz de América, y América es de todos los que vivimos en ella. No le creas a los de la Pared. Sabes… de la forma que te sientes ahora, sólo con esta Razón de vivir, es un sentir normal, es lo que el arte exprime de sus condiciones… ¿El arte? Tus dudas, Mi Talismán… Te digo que todos lo definen diferente al cómo lo hacen los aventureros; aquellos que se arriesgan y no los mata el tiempo, a los del salto, el vuelo, los resilientes. Éstos se atreven a decir que es una especie de reencuentro de lo que fuimos con lo que seremos; un pedazo de ese canto, explayado entre las raíces de nuestro presente, es una filosofía de vida que, a quien atrapa, contagia y cambia, es esa fundita de agua que otorga el destino a sus pasos debidos… Y Mercedes, como pocas personas, lo revive con su insistencia. Un artista es un mercenario de una vida inevitable y latente, un mortal quien practica el arte como oficio… Cuando los artífices hacen sus funciones, el resto se incorpora, así, como lo hizo tu piel hace un momento.

Honrar la vida, es de lo que te hablo; así se viste una soledad de esas que gatea entre cualquier temporada y la sacude. Honrar la vida es honrarse uno mismo… Perdona, debí recordar que en esta experiencia no entenderías los símbolos de la honradez. La honradez, Mi Immanuel… la honradez es una combinación de todo aquello que amerita la vida para subsistir y tú no eres la excepción. Ser honrado es existir de la mejor manera posible pero para otros. Es tu único deber, ser honrado; o sea, ser justo, noble, ético, sincero, leal, integro…

No… de ésta no puedo decirte más nada que, debes esperar a cumplir una semana más de edad para compartirte de sus experiencias… ¡Todo a su orden, Pequeña Estatuilla, y si no te parece, arriésgate, dale, brinca a buscarlo… que yo me esmero igual…

Fuente: (foto)     /     (video)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: