Mi amiga extraordinaria

Por, Luis Alberto Nina

Carmen Herrera CaballeroHoy se encuentra de fiesta de cumpleaños una persona muy especial para mí. Claro, soy un hombre que muchas veces ve la especialidad de las personas; todos tenemos algo que nos parte en dos o en tres, que nos hace recado. Y ella, mi gran amiga, mi colega, mi cómplice… ella tiene una personalidad tan extraordinaria que, quien se le acerca, no se le despega nunca. O si, están los que les da miedo. Muchos de nosotros tendemos a subestimarnos cuando vemos semejante talento, semejante furia, alguien con la emoción vestida por fuera… Si es uno de ellos, de nosotros, que se juntan a una de estas personas, como a ella, entonces se marchan, y la tildan de “Porquería de alma”. Claro, ya sabemos de esto: queda grande ver, entender, apegarse, de la suerte de un vuelo… Los otros, en los que también me incluyo, mi ambivalencia no tiene remedio… los otros, cuando tentamos, sonreímos… Entonces nos quedamos un rato y se nos llena la existencia de cosas divertidas y raras y dispuestas. Y nos quedamos más tiempo. Y en esos pequeños instantes, se nos pasa la vida junto a ella. Y después no hay más nada que decir lo muy importante que es para la ocasión y el futuro. Así es ella, mi gran amiga, como la considero; así suceden las cosas del cambio, el enredo, la energía, lo atrevido…

Y no, no me voy de ella porque es casi imposible írsele; su persona es de acero, su insistencia es de heroína y la luz que escapa –y se esconde detrás de esas pupilas de un color extraño y perplejo– alumbra el camino de los que erran torpes, con lamentos, distanciados. Así es ella, como un estruendo, como dos o tres burbuja de espacio que llegan a llenar la esperanza. Y su sensibilidad, ¡ay su sensibilidad! Recoge a cualquiera del descuido. Se le pega uno a ella, untado así como quien no quiere la cosa, y se disuelve el problema, y se va… todo se va. Se marcha de una vez y por todas. Mi gran amiga. ¡Cómo no quererte y quererte y no írsete nunca! Si eres la calma vestida de furia, si eres el espejo del interior de todos nosotros. Por eso te admiro, aunque por lo otras también… (Te tienes que estar preguntado, ¿y qué son esas “otras” de las que habla este “Enano”?). Bueno, lo otro es… No. No. Mejor se lo dejo a la época, a la sensación de tu vuelo. Mira… tampoco soy tan malo, hoy te lo diré, aunque no es para que salgas volando más de lo que lo haces y dejes de ponerle atención a este mar de letras. Lo otro: es tu forma de ayudar, de entender, de sonreírle la vida a cualquiera, de empujar, de suceder. Tu forma de llegar con o sin tacones y despertar, de quedarte a pesar de… de educar, de pretender… Y lo dejo en ésas…

Carmen Herrera Caballero

Hoy te deseo que termines de pasar una linda velada. Sé que días como eestos son días especiales para todos aquellos que te tenemos semejante valoración. Eres una mujer extraordinaria, como te llamo. Y no descarto un minuto en decírtelo. Aunque ambos sabemos que te vale un comino un halago más, que eres más de adentro que de lo que a simple vista se ve. Tu emocionante recorrido es real y ataca. Eso es lo que más me gusta de tu persona, que levanta, que empuja, que hace que junto a ti uno se vuelva un volcán. Y aunque tu sensibilidad se mide al exponente, a ella la usa para hacer bien, para ganarte un bocado del mundo, para renacer la esperanza.

Sabes lo mucho que te quiero, hasta más de ahí. Y la razón es porque te lo has ganado. Te has ganado mi espacio, mis laberintos, todos estos remolinos con que se trajea la época. Y juntos somos peores salvajes; el tiempo está de nuestra parte, aunque no aparente así por momentos. Persiste, amiga del alma, mi prologuista, mi compañera de charla, mi confidente…

Y ya sabes, a buscarse otra vida y a hacerla vivir. Estás aquí para eso, para manipularle la existencia al caído, hacerlo poesía con tu magia, brindarle más de tu luz, de tus pendejadas…

Te admiro, respeto y valoro

Tu… Enano

 

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios