Mi Coleccionista Predilecta

Por, Luis Alberto Nina

mugnecaElla tiene vicios que no están enterrados en un Closet. Ella simplemente no cree en ropas, mucho menos cree en Closet. ¡Y sí! Los vicios tienen dueños distintos de variados tentáculos. Como por ejemplo, a ella te gusta coleccionar lapiceros: blancos, alargados, anchos y fáciles; puntiagudos o afelpados, con bolillas de acero o wolframio. En especial los bolígrafos mecánicos… le gustan para dosificar la tinta entre papeles que van aprendiendo su historia. O sea, más le gusta la tinta que otra cosa… Sin embargo, a otros sólo les gusta el papel. Y juegan con la acumulación de ellos; los colocan en la pared, “¡te lo juro, los he visto!”. Los enganchan en estantes afincados a la pared y supuestamente eso hace creer que ellos son mentalmente de otros laberintos…corazA otros les gusta apostar… y muchos ni apuestan, mejor se compran ropas con el misterio, que luego aparentan disfrutar bastante. Hasta el punto que prácticamente las cuelgan todas detrás de una puerta usualmente mal pintada. Y hay otros… que escriben, que simplemente escriben; que coleccionan en recuerdos los momentos anhelados. Éstos dicen lo primero que les llega encima, que encuentran desde adentro; y lo expresan con tal autoridad que convencen; hasta hacen creer que saben de sus muecas. Y la gente les cree… La gente simplemente quiere creerles.

Hay otros viciosos que coleccionan corazones, o pantis –de antes o después– de hacer el amor. Éstos son los vicios de la misericordia, querida Mugneca. Son tantos los vicios y todos cargamos con uno, o de uno. Y tampoco se pueden quedar los pendejos; poetas que coleccionan alientos. Unos son rosados y los otros están hechos de lamentos. ¿Y adónde dejamos los que coleccionan esmaltes? ¿O los que coleccionan flores que permanecen hasta el último instante? Es más, también hay de ésos que coleccionan aplausos, que coleccionan dinero, que coleccionan sorpresas; hay hasta de los que coleccionan luces; y pequeños, que coleccionan pobreza. ¿Será esto la vida, Mugneca? Una colección de vainas tangibles e inverosímiles, de cosas que uno toca y ya? Me dicen que hay viciosos que coleccionan tiempo; esas pequeñas esferitas de pasos que nada los gasta…

Fuente (foto: los lapiceros de la Mugneca)     /     Fuente (foto de corazones)


Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: