Mi Parlanchín

Mi Maga

Por, Luis Alberto Nina

Ya que la intriga os intranquiliza, daré una breve explicación de quién es “Mi Maga”, no “La Maga”; esta última es de nuestro Julito. Y hablaré del porqué me inspira tanto… A propósito de Julio, ya se han quejado varias personas de este nuevo vestuario de mi inspiración: “¿Por qué la maga, ella es la inspiración de Cortázar?”, “¿Luis, no crees que sea mejor utilizar otro seudónimo?”, “Cuando pienso en tu maga, se me olvida todo y creo que soy ella. Igual como me pasaba con tu musa. ¿Cómo haces esto en mi cuerpo?” Y bueno, el último comentario está fuera de lugar, e inagotable –debo añadir–…

Mi Parlanchin

Respecto a lo de Mi Maga, conversaré del porqué uso estas palabras y no otras. Primero, debo decir que soy un hombre de libertades; éstas me sobrexcitan demasiado y por eso las practico casi todas, al menos las que conozco. Y porque soy muy libre y me encanta hacer sentir libre a otros, es la razón del porqué empujo tanto. Considero que es la esencia de todo esto de escribir. Por eso lucho enorme. Y si se queda la bestia, siempre termino lográndolo; saco libertades de donde nunca estuvieron, inspiro a ellas… Hoy Mi Maga es lo que me inspira. No otra cosa que no sea “Mi Maga”. Pudiera nombrarla de miles maneras, pero dejaría de ser ella. El primer nombre que se me ocurrió fue tildarla de “Mágica”, pero tengo a la admirada Wendy Mella, a quien apodé de esta manera ya hace unos tres años. O sea, que eso no iba a poderse… Y le grité: eres mágica, como una maga que transfigura la esencia que brota de tu piel en letras muertas. O sea, me haces poner en un papel la muerte de mis deseos… Y eso me fascina, me encanta de ti. Me hace vivir… Entonces empecé a llamarla maga, Mi Maga. Y cada vez que estas palabras acariciaban mi sien, se surtía mi rostro de banderas y más deseos de versarla… Sí, suelo versar a Mi Maga cuando de ella me expreso. Y esos versos siempre le sacan dos cosas: la primera, una carcajada que sólo escasea el que esté ahí presente. Y lo segundo, que no quiero ni decirlo: le sacan palabras de adentro que logran hacerme sentir especial. Y tengo toda una vida esperando que alguien me haga sentir como ella lo hace: Mi Maga se inspira en mí. Me adornas las alas para continuar flotando… ella me hace sentir especial cuando se expresa. Por algo la llamo “Parlanchín”.

Mi Parlanchin

Mi Maga es mágica, de eso no hay dudas; opina de todo. Absolutamente de todo. Es mi simetría, pero que está más buena que yo. Sólo eso, se peina de lado, como yo; no se maquilla, como yo; tiene versos interminables, como yo; le gusta el arte, como yo; admira saber y opinar de lo que sabe y es objetiva, como yo quiero algún día serlo. Y por último, Mi Maga tiene colores y sabores y deseos, y emociones, y de todo lo bello que puede tener un almacén de encanto, como yo deseo que alguien tenga. Ahora, sólo en ella me inspiro: hago versos para versarla…

A Mi Maga la apodo de varios otros nombres: Mi Bombón de Chocolate (MBDC); Mi Pequeña Soñadora y Mi Parlanchín; ¡hasta ahora! Porque vendrán más, mucho más… Lo que no se puede dejar de saber, sobre ella es que, es una especie muy original, muy talentosa, muy agradable y poco a poco se hace más libre; es muy analítica y –aunque todavía un poco cobarde– “es puta, sonríe bastante, es rojo y naranja, poética y enamoradiza”. Mi Maga es una caja de sorpresa, que pretendo y espero ir descubriendo con el pasar de los versos…

Mi MagaSobre lo que logran mis letras ocasionar: tanto la Musa como mi Maga son dos criaturas inolvidables. Ambas pudieran hoy mismo empezar a existir y nunca las olvidaría. Obviamente una tiene más arraigo que la otra, pero ambas construyen Mi Calendario de Momentos.  Y eso se lo agradezco a la imaginación y a toda esta osadía que me hace deleitarme con mis libertades.

Espero y no se cree una percepción negativa de otra etapa de mis momentos. Sólo eso. Mi Maga existe en mi vida, y cuando no esté ésta, vivirá “mi mata” o “mi maca”, pero algo seguirá inspirándome para SIEMPRE.

Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: