Movimiento Verde

Por, Luis Alberto Nina

Hay algo que se debe poner en contexto que creo que puede que no estemos analizando bien en lo que se respecta a esta lucha por El Fin de la Impunidad en nuestra República Dominicana:

Esta no es una batalla física ni de quién es que tiene la razón, sino idealista y de quién es que presione más. La verdad en este conflicto importa poco y las amenazas una carcajada; resulta, más bien, una lucha sin precedente entre dos titanes; el pueblo, al menos un 92% del mismo cual está de acuerdo según una encuesta hecha por Gallup hace varios meses, que exige que se cumpla la ley y que se detenga el desorden y, el Gobierno, el cual está constituido por la manipulación de los tres poderes, los medios de comunicación, el sector empresario, la oligarquía, una enorme parte de la iglesia y una ola de llamados intelectuales, quienes procuran mantener dicha hegemonía en el país, y que, debido a ello, no pretenden inculpar a ninguno de sus miembros, independientemente de qué tan leve o grave pudo haber sido el delito. Lo cierto es que están entramados en la dicotomía de sí; no hacen nada, el pueblo los revienta a Marchas Verdes y posibles otras hazañas, y de si hacen algo, quien o quienes caigan, arrastrarán a otros más, desarticulando así, por añadidura, toda esta mafia que ha reinado en toda la historia del país, pero que recientemente ha agudizado sus alcances, al menos así se ha percibido.

In a Nutshell, esta lucha la ganará el que más logre atacar de modo estratégicamente exacto: el pueblo o el Gobierno. Por ejemplo, el Gobierno ya ha soltado varias maniobras enfocadas en romperle la raíz a estas Marchas. No pudo-aduciendo que la misma traería conatos y desórdenes, sino que luego se enfocaron en menospreciar el Movimiento Verde, con la tesis de que es político y que está siendo financiado por los Generadores y por un partido. E intentan esto para darle al mismo un matiz irreal, de poco juicio y sin orden propio; desvirtuar la noción de la lucha del pueblo por el fin de la impunidad como algo loable. Si dejamos que el Gobierno siga atacando y nosotros esperando a que ellos mismos se encarcelen y nos hagan caso, o que Odebrecht nos siga enviando las punzadas informativas a las que los corruptos tanto les temen porque se estigmatiza la honra, entonces vamos a perder antes de continuar, o mejor dicho, así no vamos a ganar del todo.

Una sugerencia, tratando de combatir a la mafia:

¿Por qué el Bloque de la supuesta Oposición, ridícula, mediocre y cómplice de la mayoría de sus integrantes, no nos hagamos… no dice que ésta NO financia la Marcha Verde? ¿Por qué no hace esto, algo tan digno y propicio? Mas se queda callada, y, mediante ese modo silencioso, secunda la aberrante acusación, de los asustados–corruptos peledeístas, de que debido al «financiamiento de la Oposición», las Marchas Verdes quedan «ilegitimadas».

Esto le cuesta poco a la «Oposición» y su secuela sería impresionante, sería un verdadero acto halagüeño; sólo tendría que presentar una misiva que sentencie lo siguiente, «Nosotros: PRM, PRSC, OD, DXC AP, etc., no financiamos el Movimiento Verde; le ordenamos que, si tienen información al respecto que evidencie lo contrario, la lance al medio. De no hacerlo así, queda descartada dicha acusación por el Oficialismo y, paralelamente, demostrado que, tienen tanto mie’o que, se inventan cualquier vaina para desacreditar semejante talento de iniciativa popular, cívica y ciudadana».

Debemos ser audaces en esta lucha, debemos ponderar muy bien cada paso y atacar; nada de esperar por resultados. Las Marchas, la Antorcha y las Firmas han sido medidas espectaculares; sin embargo, hace falta ahora que ataquemos; tanta diplomacia confunde. Debemos empujar ahora, debemos sacar a los corruptos de sus casillas a las buenas o a las malas. Y se puede lograr si lo hacemos de modo inteligente, estratégico.

Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: