No importa el dinero, Verde

Por, Luis Alberto Nina

El discursito éste, de quién es que financia la Marcha Verde hay que ignorarlo Full o derrumbarlo ¡pero ya! Y para ello, de mi parte, diré lo siguiente. Pero primero empiezo con una analogía del financiamiento:

Si te presto dinero y tú nunca me pagas, ¿tengo yo el derecho, si me da la gana, de gritarle al mundo que tú me debes dinero y no me pagaste? ¡Sí, lo tengo! Si no quieres que haga algo como tal, págame y ya; o yo hago lo que me dé la gana… Y el hecho de que yo sea un asesino o que un medio de comunicación me dé beneficios para divulgar lo mala–paga que eres, no descarta una realidad taxativa, que tú no me pagaste. De modo que, es irrelevante quién financia el Movimiento si la lucha tiene validez… Debemos gritar otra cosa, aparte de que el financiamiento de los Verdes viene de ti, de mí, de empresarios, de politicos, de la clase media, etc. Todos ponemos nuestro grano de arena en aras por un futuro mejor, por la dignidad de nuestra nación. Las Marchas son un éxito transcendental debido a la voluntad del pueblo, y esto se basa primordialmente porque ¡ese pueblo está harto y ya despertó!
 
Si bien es cierto que hay empresarios corruptos y que no van a la cárcel, ¿por qué no caen presos? ¿Es porque ellos mismos no se meten presos? ¡No! Es porque el GOBIERNO no hace su trabajo. Y es lo que se pide en la Marcha Verde, que actúe este Gobierno incompetente. Y sí, sé que los gobiernos pasados tampoco hicieron su trabajo; pero sería una pérdida de aliento luchar contra aquellos, si son éstos los que tienen –tanto la institucionalidad como la impunidad– agarradas por el mango. De modo que, de quienes venga el financiamiento, que viene de todo el mundo, pero nunca de uno solo, es irrelevante. Esa es una filosofía del PLD y de sus bocinas, una línea para estigmatizar el Movimiento a través dizque de su financiamiento. ¡Pero se pelaron! Nada pierde fuerza por que el dinero venga de un lugar específico, siendo legal, o que la misma sea o se convierta en un partido político. ¡Eso es otro disparate! ¿Es o no válido lo que el Movimiento pide? Ésa es la pregunta que debemos hacerles a las bocinas y/o peledeístas frustrados por el inmenso auge de estas manifestaciones. Y sí, son válidas las Marchas, muy; son esencialmente la otra mitad de la democracia. La primera es el voto. Y la idea mía es la siguiente: recordemos que las batallas del carácter, cuando la voz no alcanza, éstas sólo se ganan asumiendo la calumnia; subiéndosele encima a ella y sonriendo silenciosamente. Entonces, eso debemos hacer, decirles que tienen la verdad entre las ondas del bullicio, para que después, cuando se les gaste el intento, se revuelquen en el lodo aquel.
 
Fuente (fotos)
Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: