Las opiniones y sus vertientes, según mi perspectiva

Por, Luis Alberto Nina

Primer punto: yo creo que debido a la diferenciación de la crianza de cada ser humano; el hecho que cada uno se desarrolla de manera distinta… O sea, no leemos lo mismo, no andamos con las mismas personas, y por ende, no tenemos las mismas influencias… en fin, no pensamos iguales. Y esto es natural. De modo que, ¿por qué una respuesta de una persona normal es mejor o peor que la de otra persona “normal”?

percepcion

Claro. Yo creo que hay dos tipos de opiniones: las opiniones, como le llamo, fácticas, que son aquellas que sí hay una verdad detrás; al menos una con que todos debemos estar de acuerdo, que es la que se puede indagar y encontrar. Por ejemplo, yo nací en el año 1982. Eso es un hecho. No es teóricamente debatible. El otro tipo de opinión, es la filosófica. Ésta es a la que se refiere el cartelito, opino yo. Las opiniones filosóficas nunca tienen verdades, porque son solamente teorías. Me gusta decir lo siguiente: en una opinión filosófica ninguno de los dos tiene la verdad, o uno de los dos la tiene, o ambos la tienen. Solamente alguien Supremo sabría esta respuesta.

Continúo con la frase de arriba: si todos podemos tener una opinión distinta, porque no aprendemos las cosas de la misma manera y conceptualizamos de manera diferente, entonces, por qué tiene uno de los dos que tener la verdad de algo abstracto. Ahora, y es en esto que entro en conflicto FILOSÓFICO con muchas personas, es que creo que, aunque como dice Jorge Lavat en Desiderata, “Se le escucha el comentario hasta a un moribundo, porque hasta éste podría tener la verdad”. Decía, yo soy de los que cree que para opinar de algo, hay que tener sapiencia de ese algo. No tiene uno que ser un catedrático en la materia. Sin embargo, si aparece ese catedrática, y organiza nuestras opiniones, debemos primero que todo escuchar, y no refutar; aunque no siempre sea lo correcto a hacer…

Ahora, mi punto final: escuchar es propio. No hay que escondérsele ni asustarse de la opiniones de otros. Al ser humano se le permite que se exprese. Si no te agrada o parece lo que se dice, entonces sigue en tu punto. No tienes por que cambiar de opinión. Pero teóricamente nunca se debe cohibir que alguien se exprese. Mas, la idea de que todos puede que no opinemos iguales, no aduce a nada malo. Más bien enriquece el diálogo, los conocimientos, la vida.

Debatir ideas filosóficas es sólo debatir ideas. Y ya. No se debe tomar un debate como algo personal. Se debaten ideas, con palabras, en momentos que ningunos son necesariamente de nuestra autoridad, sino de nuestra osadía. Respecto a esto, se DEBE ser tolerante. No agarrar las ideas de otros tan personal ni ofenderse porque no se opine similar.

Foto

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios