¿Para un dominicano, qué es el racismo?

Por, Luis Alberto Nina

racista

La mayoría de la gente de nuestro país es racista. No me canso de afirmarlo cuando se me cuestiona. Pero no es racista sólo con los haitianos. No. Esto va mucho más lejos de ahí. El dominicano típico es racista con todos aquellos que tienen características de –lo que se llama– raza negra. Para un típico dominicano, por ejemplo, si no tienes los ojos de color, si no eres rubio, si no estás en “forma física” o si no eres “blanquito”, lo más probable es que vas a experimentar algún tipo de discriminación. Y esto ocurre por endemia, no porque se desee así. En ese mismo orden, muchos dominicanos consideran que todo esto es sólo un juego; sin embargo, lo que desconocen es que también “estos juegos” constituyen la esencia de lo que se llama racismo. El racismo no sólo se ve a una escala mayor. También parte de su reflejo se ve abajo…

racista

A ver, ¿para un dominicano qué es el racismo? Un dominicano de seguro creerá que ser racista es sólo matar a los “negros”, ahorcarlos, quemarlos, darles golpes, usarlos de esclavos, etc… Si piensas así es porque estás desconectado de la actualidad de lo que se vive en este mundo globalizado. Miremos hasta dónde creo que es capaz de llegar el racismo: llamar a alguien por su color de piel es un indicio de racismo. Muchos dirán “prejuicio”. Y es cierto, pero el prejuicio es una rama del racismo, de la discriminación del ser… Otro ejemplo sería, decirle a una dominicana, “te pareces a una haitiana”, en un contexto degradante, es otro mero ejemplo racista. Y lo es porque se estigmatiza la idea de que ser “haitiano (a)” representa algo “malo” o “negativo”.

racista

Miremos qué ocurrió en Estados Unidos hace casi una década: un comunicador de alto calibre, Don Imus, que tenía como 40 años en los medios de comunicación (radio); sólo por decir, de manera jocosa para él, que las afroamericanas –que jugaban en un equipo de basquetbol de New Jersey (Rutger)– vestían su cabello en trenzas/clinejas. Sólo por esto, por este “estereotipo”, el ícono estadounidense fue despedido. Lo que conllevó a CBS, la cadena de telecomunicaciones que lo tenía contratado, a perder la suma de $15 millones de dólares. Imus fue despedido por ética; por presión social, porque se cometió un acto discriminatorio, aunque quizás para él haya sido un relajo…

Imus

Ejemplos como éste no son tolerados por los Estados Unidos, o más bien, en un país desarrollado. Porque son acciones discriminatorias. Yo sé que muchos dominicanos no saben esto. Se percata uno que muchas de las inquietudes que ocurren en el mundo, que poco a poco se han venido solucionando, tienden a quedarnos grandes… yo me incluyo. Admito que tengo una educación muy vaga, llena de lagunas culturales. Sin embargo, intento acortar la brecha que tienen encima de mí otros seres humanos de otros países. Desde hace tiempo yo pongo atención, estudio, aprendo y actúo. Desde hace tiempo intento fuertemente no discriminar. De manera que, en vez de decir que nosotros NO discriminamos, ¿por qué no escuchamos qué es lo que se nos señala y tratamos entonces de mejorarnos? Para esto es que está la educación, no es para enganchar su emblema en una pared.

Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: