Tu madrugada, Immanuel

Por, Luis Alberto Nina


Despertarse a las 5:03 a. m. con la súplica de Immanuel, ir a su aposento y verlo parado a la orilla de su cuna, impulsándose… se ríe de salvación al verme, estrecha sus brazos… —Yo te cargo, bebé, le insinué. Bebé de papá. Te amo—. Le preparo leche y lo traigo a mi aposento. Al llegar se lanza en mi pecho, ¡quién no! Lo inclino un poco y le ofrezco leche, se la empieza a beber. Entonces arranco con la rutina: los números del uno al 31, los días de la semana, los meses del mes, el abecedario, las vocales, muchos colores; todos en inglés y español. Él sigue en su leche… Luego busco el celular, lo coloco en grabación y le invento una historia, la cual titulo, El asesinato en la calle Sebas Richie; dos mujeres que andan en un callejón angosto, eterno, febril y silencioso, mientras un hombre –desde un quinto piso de una ventana de un edificio abandonado– las observa sin que se percaten (a los de confianza, en privado les envío el audio si se animan, nada que se deba escuchar en vista que, al ser algo improvisado, tiene muchos gazapos verbales… pero, a quienes deseen, por ahí anda… La historia dura 14 minutos y 43 segundos).

Entonces, como está casi durmiéndose (son las 5:50 a. m.), coloco a Youtube, Serrat. Encuentro una carpeta con 363 inspiraciones… la sostengo entre una obvia decisión y me arriesgo; él, entre una mirada terciopelo y con una de sus manos en la cabeza, la acepta. ¡Vamos a ello, culmino!

Cantares, Mediterráneo… ya para esta segunda quedamos rendidos entre el abismo –no sólo por la incertidumbre del cansancio– sino de lo romántico…

Una hora y cuarenticinco minutos pasa, abro los ojos; sigue la música. Esta vez estaba apenas iniciando un espacio de Miguel Hernández, en la voz del maestro, Elegía:

[…] No hay extensión más grande que mi herida / lloro mi desventura y sus conjuntos / y siento más tu muerte que mi vida / ando sobre rastrojos de difuntos / y sin calor de nadie y sin consuelo / voy de mi corazón a mis asuntos / temprano levantó la muerte el vuelo / temprano madrugó la madrugada / temprano está rodando por el suelo / no perdono a la muerte enamorada / no perdono a la vida desatenta / no perdono a la tierra ni a la nada […]

Sonrío de emoción, lo miro, aún duerme. Y antes de recobrar el aliento, escapa Romance de curro, el Palmo:

[…] Ay mi amor, sin ti no entiendo el despertar […] y un manojillo de escarcha […]

Dormir con Serrat es elevarse… ¡Qué suerte tienes, Immanuel, de usar como melodía a Serrat, a tan temprana edad! ¡Esto! Esto es… para cuando me preguntes, ¿qué es ser romántico? Te hablaré de los héroes, de aventureros que triunfaron y fracasaron, de soñadores cuyas vidas se gastaron pulsando un ideal, de amores eternos… y de esto. Esto es ser romántico, también.

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: