Cuando te expresas, nos vamos de paseo a volar

Mi Maga

Por, Luis Alberto Nina

Paseo a volarSabes…

Me agrada bastante cuando se expresa tu historia. Me encanta… Mi corazón se excita cuando eso ocurre. Es que quiero conocer todo de ella. Y a ti quiero verte y saberte entera. Quiero verlo todo de ti, hasta a ti… Es como si desde tu piel escapase lo que eres y sientes por dentro, que conoces y no; y lo que quieres mostrarme y no, y lo que desea mostrarme las ganas de tu sal… Sabes… también me encanta la sal… Y me encanta más decirte todo esto, que conozca de mis redes, para que seas tú la que te atrapes entre ella. Pero no de la forma tradicional como se captura la piel. No. Mis redes son transparentes, con olores a maranta y con semblantes espaciosos y voraces… Y como no es tu piel lo que me intriga, sino tu esencia. Es a lo que más ganas le tengo y ésta es resbalosa, no tiene posición fija; es libre y seductora, es fiel y bohemia, es del duende que desea versarla… ella siempre volará tan separada como sus brazos se animen. Es única la esencia, es dueña de la libertad.

Sabes…

Me gusta mirarte cuando te mueves, porque veo que te estas moviendo y que decides. Y cada vez que decides, tu mente se acerca más a mí y al continente de la ilusión enamorada entre el deseo y lo irrevocable… Te lo digo en serio. Te llevaría a él, juntitos los dos… ¡Pídemelo y te llevo! Y quizás todo esto sea una de las razones del porqué me gusta tanto tu esencia, porque se domina sola y su soledad es temporal, porque tiene su traje y sus sombras y sólo obedece a sus locuras y nunca se arrepiente. Sólo hay que estar vivo para animarse de ella, y estar dispuesto y atento y saltar -sin que nadie quiera- para contarle del Todo. Y entonces cuando vuele, si anda uno con ella, hay que estrechar las garras e intentar traerla con el pensamiento. Porque cuando de verdad las cosas se quieren, sólo hay que suplicárselo a los movimientos. Y la esencia siempre viene mi pequeña soñadora. Si se gana, ésta viene. Y viene sola y acompañada. Y viene dispuesta a todo…Vuelo de Mi MagaY arrancamos a volar de verdad, y volando escalamos límites, fragmentamos los esquemas y reventamos la utopía. Y entonces allí es que más te siento y nos sentimos; como cuando se aventura tu figura a quererlo todo, y tu efigie contamina al loco que tanto te desea y que a ti te encanta… Y entonces te conozco mucho más,  y sé de qué soy capaz de no aguantar y me quedo… Se queda mi cuerpo a esperarte, a defender el que mires a los extremos y que así finalmente empecemos… Y siento que conocerte de esta manera es como conocerte de todas las maneras, lo siente mi piel y todas sus orillas… Ahora mismo me dan ganas de versarte todavía más íntimo. Dime que no quieres, que no te atreves a intentarlo conmigo, aún queriéndolo tanto. Porque de todos modos lo hago y nos quedamos, los dos seguimos volando…

Sabes…

Me gusta cuando te expresas; eres entonces tú, sin miedos y sin lamentos. No sabes cuánto me gusta cuando dejas salir para mí, cuando te pones vulnerable para mí y cuando dejas que me siente a tu lado, por mí. Eso me gusta. Como cuando pones entre mis garras tu cuerpo y me pides que te lleve a pasear por nuestro continente… Y ahora lo voy a fabricar. Por ti fabrico hasta la distancia…

Mi MagaY te saco a pasear entre vuelos y brisas a nuestro favor. Te llevo a Paris, siento que hoy mereces volar más alto. Y te muestro sus calles angostas y llenas de adoquines y afortunados que encontraron el amor; y suspiro contigo y el frio y un manojo de aves que buscan su libertad. Y te enseño que es la misma luna, el ocaso y hasta lo atrevido. Y en Paris, sostenidos de las manos caminamos en el aire; te llevo a los sitios de los intentos, te verso en los mares suculentos de nuestra verdad, y cuando te entre la duda de en dónde iremos a parar, entonces te llevo a pasear por escondites donde pudieras aterrizar y descansar… Porque contigo todo lo creo, hasta lo inverosímil, hasta lo inanimado. Todo lo creo contigo…

Y cuando estés tan entretenida con las cosas, entonces, llamo tus nombres para que voltees, y te muestro la cercanía de nuestros cuerpos. Me tocas el corazón y toco tu emoción. Nos traemos nuevamente, nuestras entidades llenas de sal y superficie, nuestras mentes repletas de misterio y cobardía, nuestras garras dispuestas a ceder. ¿Qué más le haría falta a la temporada para fotografiar el encanto? ¡Que me gustan tus imágenes, mi pequeña soñadora! Me gustan ellas y todo lo que la viste.

Sabes…

Sé que en nuestra huida empezaremos a encontrarnos, aunque nunca retornemos. Y que de sueños y realidades tendremos suficiente para aguantarnos… posiblemente… hasta la muerte.

Fuente (fotos)

Redes Sociales

Comentarios

Comentarios

Tagged on: